Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Prada novela la vida de la escritora y deportista catalana Ana M. Martínez Sagi

Fue por azar que el escritor Juan Manuel de Prada descubrió la existencia de Ana María Martínez Sagi, protagonista de su último libro, Las esquinas del aire (Planeta). Escritora, periodista y deportista, su persona desapareció de la memoria colectiva, como tantos otros nombres protagonistas de los años treinta que fueron borrados tras la guerra civil. De Prada, ganador del Premio Planeta en 1997 por La tempestad, se puso a indagar, recuperó testimonios, rastreó hemerotecas y dio voces hasta dar con ella. Tenía unos 90 años, vivía en Moià, cerca de Barcelona, y estaba dispuesta a hablar. El escritor estuvo la tarde del jueves en Barcelona para presentar el libro acompañado por Pere Gimferrer, quien ofreció a De Prada algunas pistas para llegar a Martínez Sagi, y Maria de la Pau Janer. A juicio del autor, "Las esquinas del aire ha supuesto un avance importante" respecto a sus anteriores libros. "En él", continuó, "he conseguido rozar ese último finisterre que persigue todo escritor: penetrar en lo más profundo del alma humana, penetrar más allá de las máscaras que se interponen ante la persona que inquiere y escruta".

En contra de lo que pueda parecer, Las esquinas del aire no es una biografía. En él, el autor mezcla realidad y ficción, personajes auténticos e inventados. Se sirve de un aspirante a escritor que persigue la sombra de Sagi para escribir sobre ella. Además de examinar la personalidad de Martínez Sagi, De Prada se adentra en una época, la de la República, "en la que parecía que el mundo era un recién nacido". En buena parte, ahí radica, según el escritor, "la verdad de Ana María Martínez Sagi". "Ella soñó con una utopía en la que la mujer desempeñase un papel más activo en la sociedad y soñó con un amor con otra mujer, la escritora Elisabeth Mulder, pero tropezó con la dura realidad, con una familia y con una historia que se empeñaron en derrotar su sueño".

Martínez Sagi nació en el seno de una familia de la alta burguesía barcelonesa que la forzó a apartarse de Mulder, una mujer que, al decir del autor, "cambió la vida de Ana María y que, indudablemente, signó su vida con el marchamo de la tragedia porque toda ella carecía de sentido sin Elisabeth Mulder". No obstante, la familia no pudo impedir que Sagi abandonara el hogar poco antes de empezar la guerra civil.

En los años de la República, colaboró en diversos periódicos, publicó libros de poesía, formó parte de la junta directiva del Fútbol Club Barcelona y fue campeona nacional de lanzamiento de jabalina. Durante la guerra se enroló en la Columna Durruti como periodista y, al terminar ésta, marchó al exilio a Francia, del que no regresó hasta la muerte de Franco.

Ana María Martínez Sagi murió el pasado dos de enero, día en que Juan Manuel de Prada entregó el manuscrito a la editorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de marzo de 2000