Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maier aumenta su leyenda

El austriaco, primer esquiador con 2.000 puntos en la Copa del Mundo

Hermann Maier no sólo es la estrella indiscutible del esquí, el deporte invernal más importante, sino uno de los deportistas más grandes incluidas todas las modalidades. Ayer, en Bormio (Italia), aumentó su leyenda. El austriaco se convirtió en el primer esquiador que alcanza los 2.000 puntos en la Copa del Mundo. Su regularidad y dominio son tan asombrosos en tres de las cuatro pruebas del circuito (salvo el eslalon), que ha sumado una nueva hazaña por la que pasará aún más con letras de oro a la historia del deporte. Herminator, como se le conoce por su enorme potencia, se impuso ayer en el último supergigante (clasificación parcial que ya había ganado, como la Copa absoluta, y a las que sumó el miércoles la de descenso). Ayer le entregaron las dos copas de cristal de SuperG y descenso. Sus demostraciones continuas eclipsaron a su compatriota Renate Goetschl, que con su triunfo también ayer en el supergigante (cuya copa ya había ganado), confirmó su victoria en la Copa del Mundo general ante Michaela Dorfmeister. Ambas, sucesoras de la lesionada Alessandra Meissnitzer. Austria por todos lados. Maier encabeza el dominio de este país, el más absoluto que se recuerda en el esquí alpino, y que tiene su últimos actos en la estación italiana de Bormio. No muy lejos, en Santa Caterina, hoy se disputarán los 10 kilómetros estilo clásico y el domingo los 15 estilo patinador que cerrarán también el ciclo del esquí de fondo, en el que España ha sido excepcional protagonista. Johann Muehlegg, ya ganador de la Copa del Mundo desde hace una semana en Oslo, bastante hará con estar entre los primeros tras el cansancio de la última prueba de 50 kilómetros y la relajación lógica por el triunfo absoluto.

Maier, de 27 años, dio ayer un paso más en su mejor prueba, el superG, pues lo ganó con la mayor diferencia jamás lograda en la Copa del Mundo, 1.91 segundos, sobre Fritz Strobl, otro austriaco (naturalmente, y 1.98 sobre otros dos, Werner Franz, que era su único rival ya, y Andreas Schifferer). A Herminator sólo se le escapará el eslalon. Incluso puede ganar mañana el gigante, lo que supondría su cuarta Copa. El antiguo leñador de Flachau ha ganado 10 pruebas esta temporada y 28 en su carrera. Doble campeón olímpico en Nagano 98 y mundial en 1999, ya ganador de la Copa hace dos temporadas, sólo una lesión le impidió repetir triunfo la pasada. Desde la retirada de Alberto Tomba es el gran rey. Sin su ángel latino, pero con la potencia centroeuropea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de marzo de 2000