El Real Madrid suspende 45 días de empleo y sueldo a Nicolas Anelka

El Real Madrid resolvió ayer el caso Anelka con una suspensión de empleo y sueldo al jugador de 45 días. Es decir, apartando al francés durante doce partidos (los que debe jugar el equipo durante el próximo mes y medio) y dejándole sin 55 millones de pesetas. El futbolista no presentó alegación alguna ante lo que el club calificó de "falta muy grave", su ausencia durante tres días y sin permiso de los entrenamientos. Ciento cincuenta minutos de reunión le bastaron a la junta para zanjar el caso. Horas antes, Anelka se había entrenado en solitario en la Ciudad Deportiva.

"El proceso ha sido muy rápido", explicó ayer Jaime Ussía, el miembro de la junta que actuó de portavoz. "Según el reglamento, Anelka cometió una falta muy grave por incumplimiento de sus obligaciones como jugador del Madrid. El jugador no ha presentado alegaciones, no ha cuestionado los hechos que se le imputan". En consecuencia, la junta directiva del Madrid, reunida durante dos horas y media en la tarde de ayer, decidió suspender 45 días de empleo y sueldo a Anelka.Lo hizo tan sólo unas horas más tarde de que el futbolista francés volviera a entrenarse, tras tres días de rebeldía, en la Ciudad Deportiva del Madrid. Corrió en solitario bajo la mirada del preparador físico, Javier Miñano, único miembro de la plantilla que le acompañó después de tres días de ausencia en los que el delantero francés ha permanecido en su casa, declarado en rebeldía. Anelka se ejercitó durante unos 45 minutos en su condición de jugador "apartado" del equipo, que seguirá manteniendo.

"Que siga entrenándose o no, en solitario en cualquier caso, dependerá de la voluntad del jugador y de lo que decida el cuerpo técnico del equipo [Del Bosque, el entrenador, y Pirri, el secretario técnico]", declaró Ussía. La directiva debatió un castigo para el jugador que el reglamento de régimen interno del club autorizaba que llegase incluso a los tres meses de empleo y sueldo.

Al margen de afectar a su bolsillo -55 millones de pesetas le supone la suspensión de sueldo-, la sanción deja a Anelka fuera del equipo durante doce partidos -seis de Liga, cuatro de Liga de Campeones, si se clasifica para cuartos el Madrid, y dos de Copa del Rey-.

El caso comenzó el pasado viernes, cuando Anelka decidió protestar su situación en el equipo tras verse fuera de la alineación antes del último partido contra el Bayern. Dijo que el club le trataba como a un "perro" y cuestionó su fichaje por el Madrid.

Por la mañana, Del Bosque dijo que esperaba que el caso Anelka no desestabilizara el ambiente tranquilo del vestuario: "La plantilla está al margen de todo este asunto. Desde que llegué aquí el pasado 17 de noviembre ha existido en el vestuario un clima de serenidad sólo alterado por este asunto, pero tiene que haber un ambiente de tranquilidad para que haya conciencia de que el choque de mañana es vital para el club", señaló Del Bosque, en referencia al partido que el Madrid juega hoy contra el Dinamo en Liga de Campeones. Luego, el técnico reconoció que el conflicto se ha filtrado a los jugadores: "En el vestuario es inevitable que se hable del asunto, pero siempre desde el cariño, porque sigo pensando que es un chico confundido". Una confusión que le costará a Anelka una suspensión de empleo y sueldo durante mes y medio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS