Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Octavos de final de la Copa de la UEFA (vuelta)

El Celta destroza a 'la Juve'

El equipo de Víctor Fernández golea sin piedad a los italianos, que sufrieron dos expulsiones

El Celta echó al Juventus de Europa en una noche que quedará grabada por muchos años en la memoria del celtismo. Otro campeón de Europa que cae por el corto pero deslumbrante trayecto europeo de los de Vigo. Cayeron el año pasado el Aston Villa y el Liverpool; esta temporada, el Benfica recibió un 7-0. La de anoche fue otra de las del Celta, otro magnicidio.Había anunciado Víctor Fernández un ataque frenético desde el primer minuto y ocurrió exactamente lo que había previsto: el primer balón que cayó en los pies del Celta acabó en la red de Van der Sar. Así de claro. Se lo deberá el equipo de Vigo básicamente a Mostovoi, un jugador llamado a deslumbrar en este tipo de encuentros. Desbordó a Ferrara como si fuera un alcornoque y dejó la pelota en el corazón del área para la carrera, larguísima, de Makelele. La enchufó el francés y arruinó todos los planes juventinos. En la segunda mitad, lo mismo: primer minuto y McCarthy anota. Balaídos se frotó los ojos.

CELTA 4JUVENTUS 0

Celta: Pinto; Velasco, Cáceres, Sergio, Juanfran; Makelele, Giovanella; Karpin, Mostovoi (Revivo, m.58), Gustavo López; y Benni McCarthy.Juventus: Van der Sar; Ferrara, Montero, Mirkovic; Conte, Birindelli (Iuliano, m.62), Tacchinardi, Zambrota (Zidane, m.62); Davids, Del Piero y Kovacevic. Goles: 1-0. M. 1. Mostovoi quiebra a Ferrara y deja el balón en el corazón del área para la llegada de Makelele. 2-0. M.32. Córner que saca Mostovoi, cabecea Gustavo López y Birindelli, debajo del larguero, estorba a Van der Sar e introduce el balón en su portería. 3-0. M. 46. A Van der Sar se le escapa el balón al lanzarse al suelo y Benni McCarthy recoge el rechace para anotar. 4-0. M. 70. Remate picado de Gustavo López que Van der Sar rechaza en corto y McCarthy remacha. Árbitro: Hugh Dallas (Escocia). Mostró tarjeta amarilla a Mostovoi, Davids, Birindelli, Kovacevic y Tacchinardi. Expulsó a Conte (m. 27) por doble amarilla y a Montero (m. 45) por agresión a Karpin. Unos 30.000 aficionados en Balaídos.

Porque la intención del equipo de Turín era estorbar el fútbol, tirar rivales al suelo, mandar balones a la grada. En una palabra: italianizar el partido. Y bien que lo hizo, pero se volvió en su contra, porque el escocés Hugh Dallas utilizó sus tarjetas y dejó al Juventus con nueve jugadores antes del descanso. Primero se fue Conte, que hizo dos peligrosas entradas consecutivas y sumó dos amarillas. Lamentable en un jugador de su experiencia caer en las trampas de Juanfran, que hace nada estaba en Segunda. Y en el último suspiro de la primera mitad Montero vio la roja directa por agredir a Karpin sin balón. El cazador, cazado.

Fue un partido de los que no se han visto jamás en Balaídos, donde tradicionalmente el drama sólo llegaba cuando se trataba de eludir el descenso. Rápido, enérgico, tenso, de esos que jalonan la historia de equipos curtidos en Europa como el Juventus. Lo que había previsto Carlo Ancelotti serviría para agarrar el empate, pero le puso en problemas cuando se dio cuenta de que necesitaba marcar un gol.

El segundo tanto llegó sólo cinco minutos después de que los italianos se quedasen con diez hombres, y fue en una acción que resume la impotencia de un grupo que despreció al rival. Nunca pensó la Juve, un equipo que sólo ha encajado once goles en lo que va de Liga, encajar dos en un solo encuentro, y dos ya los tenía cuando se cumplió la media hora.

Con un hombre menos tiró Ancelotti de una línea de cuatro defensas. Ya con nueve sólo pudo tirar de dos líneas de tres defensas y dejar a Del Piero y Kovacevic. No dejó de tener problemas atrás, y al minuto del reinicio encajó el tercero, lo que permitió al Celta cierta tranquilidad.

La segunda mitad se resumió en un dominio total del equipo de Víctor Fernández, que se entregó a la fiesta. Sólo hubo destellos del duelo de Makelele con Davids o de otro no menos impresionante que tuvo lugar en las alturas: el de Sergio con Kovacevic. Llegó también el cuarto, como los anteriores también con rebotes y nervios italianos. Ancelo-tti hizo jugar finalmente a Zidane, pero la distancia que le separaba de los cuartos de final era larga. En ellos estará el Celta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de marzo de 2000