Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar se compromete a no pactar con el PNV mientras éste continúe en el Pacto de Estella El presidente del Gobierno anima al PP a desplazar a los nacionalistas del Gobierno vasco

José María Aznar se comprometió ayer en Bilbao a no pactar con el PNV mientras no rompa con el Pacto de Estella. "Quiero dejar claro que si los españoles el 12 de marzo me conceden nuevamente su confianza y recae sobre mí la responsabilidad de formar Gobierno, no pactaré con el PNV en tanto este partido se mantenga en el Pacto de Estella". La rotundidad del compromiso de Aznar fue pareja a su pretensión de ofrecer al PP como alternativa de gobierno al PNV en Euskadi. "Se acabaron los tiempos en que se tenía un temor reverencial al PNV. No nos da miedo gobernar en el País Vasco".

Aznar interrumpió ayer su campaña electoral en Bilbao y renunció a dar un mitin. Ofreció al auditorio, que llenaba el Palacio Euskalduna de la ciudad vasca, un discurso leído en el que no había ningún ataque al PSOE. Sus reproches se dirigieron al PNV y al Gobierno vasco, a quienes responsabilizó de la grave situación en Euskadi.El candidato del PP argumentó, ante un público enfervorizado tras los recientes acontecimientos de Vitoria, que la sociedad vasca no entendería que, en su única intervención en Euskadi durante esta campaña electoral, centrase su discurso en otra cuestión que no fuera la que preocupa a ese sector de la sociedad que en el año 2000 "tiene que salir a la calle para exigir el respeto a sus derechos de ciudadanos y tiene que manifestarse para recordar a las instituciones cuál es su responsabilidad", en alusión a los sucesos de la pasada semana, tras el asesinato de Fernando Buesa y su escolta, Jorge Díez.

Aznar dirigió duros ataques al PNV y al Ejecutivo del lehendakari, Juan José Ibarretxe, por su conducta tras el último atentado; situó en el compromiso del PNV con el Pacto de Estella la quiebra social en Euskadi y llamó a la rebelión social frente al nacionalismo. "La sociedad vasca está saturada de esa política sectaria y ciega que sólo ha buscado excluir a la mitad de la población como ciudadanos de segunda categoría", dijo sobre la política del PNV.

Se mostró pesimista sobre las posibilidades de rectificación del PNV. "Sabemos que quienes tendrían que tomar nota no lo van a hacer. Si había alguna duda después de tres asesinatos ya lo sabemos. Se dedican a jalearse y no ven ni oyen que hay un grito de ¡basta ya! que no van a ahogar".

Aznar reiteró que el PNV teme que se repita una movilización como la que sacudió Euskadi tras el asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco en julio de 1997. "Esta vez ni siquiera han esperado a que las víctimas de ETA estuvieran enterradas para desactivar la movilización social contra ETA, para asegurarse de que la banda no se sintiera molesta", dijo en alusión a la manifestación del 26 de febrero.

Aznar respondió a Ibarretxe, que hace días pidió un esfuerzo para que la fractura política en Euskadi no llegue a la sociedad. "Es patético que ahora descubran algunos el riesgo de fractura social". Aznar responsabilizó al Pacto de Estella de dicha quiebra: "Es el Pacto de Estella el que ha generado, allí donde ha podido, gobiernos exclusivos y excluyentes de nacionalistas; ha querido destruir el Estatuto sin ofrecer alternativa...".

Aznar llamó a la rebelión social frente a esta situación. "La impunidad política, social y jurídica desde la que se ha atacado a la libertad de tantos ciudadanos en esta tierra se ha acabado. Los disparates ya no salen gratis".

El ministro del Interior, Jaime Mayor, que precedió a Aznar, se defendió de quienes le acusan de "beligerante". Para ello distinguió entre los políticos que defienden sus principios y los "listos y tácticos". Puso como ejemplo de los primeros a Gregorio Ordóñez y a Fernando Buesa y apostó por la línea que representan, la de la firmeza democrática frente a ETA.

Durante el acto se produjo un incidente después de que varios estudiantes de Medicina reivindicaran una formación posgraduado más adecuada. Algunos de los estudiantes fueron agredidos por los asintentes al mitin.

Por la noche en un mitin en Almería, Aznar anunció que reformará la Ley de Extranjería pese a las zancadillas del PSOE, informa Javier Casqueiro. Y ratificó que hará lo mismo con la legislación que regula el aprendizaje de las Humanidades, una reforma que no pudo el Gobierno sacar adelante en esta legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de marzo de 2000