Por un nuevo canal

Las vicisitudes de Televisió Valenciana (TVV) han suscitado multitud de debates domésticos, provocado encendidas críticas periodísticas o avivado agrios debates en distintos foros políticos. Ahora, Canal 9, poco después de sus primeros 10 años de vida, ha generado otro trabajo sobre su devenir, sobre sus -a decir de los responsables de la obra- multiples defectos y escasas virtudes: un libro. La televisió (im)possible es un trabajo colectivo, aunque con partes claramente diferenciadas, de cinco trabajadores o ex trabajadores de la cadena autonómica. Cada uno de ellos, con un tono y una óptica diferente, reflejo de su personalidad y responsabilidad, diseccionan los dos primeros lustros de vida del medio de comunicación al que han entregado o entregan parte de su vida profesional.

Eso sí, todos ellos coinciden en denostar el actual modelo de TVV, apostando por lo que debería ser una televisión posible (potenciadora del valenciano, garante de la pluralidad, ajena a las presiones del poder político de turno) desde la actual situación de la cadena: popular por Tómbola, con una programación basada en lo trivial y sometida a los deseos del gobierno valenciano, del PP.

José Manuel Alcañiz, ayer, durante la presentación del libro, reivindicó un cambio legislativo que blinde a los profesionales de la cadena respecto a las presiones de los mandatarios de turno. Julià Álvaro advirtió, más allá de la posible privatización de Canal 9, del peligro de su desaparición. Juli Esteve clamó porque el debate social reconduzca Canal 9 a lo que debería ser (y probablemente nunca fue) y Josep Antoni Blay, tal vez menos crítico, quizás más romántico, recordó la tremenda importancia del primer medio de comunicación que, en valenciano y desde la Comunidad Valenciana, empezó a hablar de todo lo que sucede en el mundo.

Josep López, como el resto de compañeros, desde el compromiso, siguió pidiendo un viraje en el periplo de la cadena. Los discursos de todos los autores del libro reunieron análisis y pasión para intentar llegar a los miembros de la sociedad civil que asistieron al acto. En la nutrida representación de políticos contrastaba la masiva asistencia de socialistas (el ex presidente de la Generalitat, Joan Lerma, o el ex secretario general del PSPV, Joan Romero) con la casi total ausencia de representantes del PP. Mientras, los periodistas (sin la presencia de cargos de Canal 9 alternaban con los sindicalistas (Rafael Recuenco, secretario general de UGT) o los representantes del mundo de la cultura.

Entre éstos destacaban los tres autores catalanes que presentaron ayer, junto con La televisió (im)possible, los tres primeros libros de la colección que la editorial Tres i Quatre dedicará al mundo de la comunicación. Su presencia, pese a su pedigrí académico, quedó eclipsada por el tema de la noche: Canal 9. Casi todos los presentes en el acto (la mayoría de los que tomaron la palabra) clamaron por la refundación de la televisión pública valenciana, por su reorientación para que, a diferencia de lo que sucede ahora, y tal como dice el libro, "el reportero de investigación" no desaparezca "en beneficio del animador bufón". ¿Es eso (im)posible?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS