_
_
_
_
INSTALACIONES

Madrid contará con un circo estable en Atocha en la Navidad de 2003

Tras varios años de planes fracasados e intentos abandonados, la comisión de gobierno del Ayuntamiento aprobó ayer el proyecto "definitivo" para que Madrid tenga un circo estable, heredero del mítico Price. Se levantará en el número 35 de la ronda de Atocha, en un edificio que fue, en su tiempo, fábrica de galletas. Costará 2.500 millones y estará terminado, según el concejal de Urbanismo, Ignacio del Río, en la Navidad de 2003.

La antigua sede de la fábrica de galletas Pacisa se extiende por 7.900 metros cuadrados situados entre la glorieta de Atocha y la de Embajadores. Sólo la fachada se tiene en pie; el resto es un solar que albergó durante algunos meses de 1987 y 1994 a un grupo de okupas. El edificio, según el proyecto municipal, conservará la fachada neomudéjar, tendrá cinco plantas por donde se repartirán, además de la pista central, cafeterías, oficinas y camerinos. El proyecto prevé también dos niveles subterráneos (6.000 metros cuadrados) destinados a aparcamiento.

El arquitecto que se encargará de la obra, según explicó ayer el concejal de Urbanismo, Ignacio del Río, será Miguel Bayón, el mismo que se hizo cargo de la reforma del centro comercial ABC Serrano.

Del Río comentó que el circo estable servirá también para otras manifestaciones artísticas "porque la sala será multifuncional". En un principio, el Ayuntamiento pensó en la familia Aragón para que gestionara esta instalación, pero ese detalle todavía está sin definir, según Del Río. "Seguimos en contacto con Emilio Aragón Miliki, pero aún no hay un acuerdo definitivo", añadió el edil de Urbanismo.

El público tendrá que pagar menos que ahora por el espectáculo: "Las entradas para niños y personas de la tercera edad serán más baratas que en los actuales circos porque así se establecerá en los pliegos de condiciones", explica Del Río.

La idea de un circo estable para Madrid empezó a barajarse en el Ayuntamiento en 1989. Ha tenido varios emplazamientos posibles desde entonces: junto a la plaza de toros de Las Ventas, detrás de la ermita de San Antonio de la Florida o en en una parcela vacía en Méndez Álvaro. Esta última ubicación llegó a estar aprobada, pero la empresa privada que iba a encargarse de edificarlo y de gestionarlo quebró. El Gobierno municipal aseguró ayer que a la cuarta va la vencida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_