Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicolas Anelka será asesorado por Wilson Kipketer sobre la mejor manera de recobrar la forma física

El campeón del mundo de 800 metros y plusmarquista de la especialidad, Wilson Kipketer, ha diseñado un plan especial de recuperación de la forma física para el delantero del Real Madrid Nicolas Anelka, según informó ayer el diario francés L'Equipe. El proyecto es ejecutable en 18 días y permitiría a Anelka ganar potencia y velocidad al tiempo que se recupera de una operación de menisco en la rodilla izquierda.El fabricante de prendas y equipamiento deportivo Puma, que patrocina a ambos deportistas, ha promocionado el asesoramiento ya que entiende que la experiencia de Kipketer tiene puntos de coincidencia -el más relevante es la incapacidad de correr al máximo nivel de desgaste de energía- con la accidentada temporada que vive Anelka en el Madrid. El mediofondista keniano, nacionalizado danés, contrajo la malaria en un viaje a Kenia en 1998 y esa enfermedad -sumada a una neumonía- interrumpió sus cuatro años de hegemonía absoluta en los 800 metros. Kipketer, de 29 años, estuvo a punto de abandonar el atletismo después de batir el récord del mundo en dos ocasiones, en 1997. El 13 de agosto en Zurich -1.41,24 minutos- y el 24 del mismo mes en Colonia 1.41,11-, Kipketer pulverizó la plusmarca del inglés Sebastian Coe. Su mayor frustración fue no acudir a los Juegos de Atlanta en 1996, debido a su reciente adopción de la nacionalidad danesa y actualmente es el candidato número uno a alcanzar el oro olímpico en Sydney.

Entrenado por el polaco Slawomir Novak, Kipketer hizo historia al convertir la prueba de 800 en un largo sprint. Cuando los corredores de esta especialidad escatimaban energía, haciendo de la prueba un pulso táctico, el keniano rompió los esquemas escapándose en una suerte de prueba de velocidad larga.

"Es un honor para mí poder ayudarte", le ha escrito Kipketer a Anelka en una carta remitida por la empresa de equipamiento. "Aprecio grandemente los consejos de Wilson", le respondió Anelka. Y si bien no se sabe si los seguirá, el hecho es que sirvieron para que Kipketer se coronara campeón del mundo en Sevilla, después de rozar la muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2000