Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Caja vence en Valencia e iguala en el liderato al Pamesa

La leyenda se extiende. Sin solución aparente. Pasan los meses, pero ciertas maldiciones permanecen intactas. El Pamesa Valencia volvió a estrellarse contra su particular ogro. Lo fue durante la pasada temporada y lo sigue siendo en la presente. El Caja San Fernando endosó otro escarnio al equipo valenciano. Y además, cuando más duele. Una derrota que reaviva el poso de amargura que originó en el Pamesa la derrota de la final de la Copa. Una derrota que impide al Pamesa abrir brecha. Un marcador que comprime la cúspide de la clasificación. Ahora, el Pamesa ya no reina en solitario. Ahora, valencianos y andaluces comparten los honores del liderazgo.La historia ya resulta muy conocida. El guión de los encuentros entre el Pamesa y el Caja no se caracteriza precisamente por la originalidad. Tensión al límite, igualdad extrema, guarismos bajos... Y victoria andaluza. Y no hay manera de que el Pamesa modifique el rumbo de los acontecimientos. Desde los inicios, intentó el conjunto de Vukovic aplicar electricidad al compromiso para contrarrestar la anestesia que el Caja impone a su repertorio. No pudo. El Pamesa quedó atrapado en la trampa andaluza. Como casi siempre. Y a tanteos bajos, y en finales cardiacos, el Caja siempre suele obtener calificación cum laude.

PAMESA 59CAJA S. FERNANDO 65

Pamesa: Rodilla (7), Lunego (12), Markovic (3), Hopkins (14), Tanoka Beard (12) -cinco inicial-; Maluenda (11) y Álvarez.Caja San Fernando: Turner (12),Solana (15), Smith (8), Scott (16), Romero (5) -cinco inicial-; Corrales (2) y Fortier (7). Árbitros: Mitjana, Alzuria y Requena. Sin eliminados. Lleno total. Unos 9.500 espectadores en el pabellón de la Font de Sant Lluis.

Recientemente, con la derrota en la final de la Copa, se ha empezado a fraguar un mito nada esperanzador para el Pamesa. Se dice que el conjunto valenciano muestra un carácter apocado y timorato en las citas de lujo. El de ayer puede ser otro ejemplo. Disponía el Pamesa de una ocasión de oro para fortificarse en la primera plaza y atisbar la presencia en la próxima Euroliga. Vanas ilusiones. La otra cara la representa el Caja. Un equipo forjado en el yunque de la capacidad agónica. Un bloque pétreo que no conoce términos como desfallecimiento o rendición.

Y si de mitos hablamos, ahí va uno más. Se dice que la personalidad de este Pamesa se circunscribe a la vitalidad de Rodilla y Tanoka. El primero anda ya varios partidos con la cabeza agachada. Mal asunto. Y el segundo se perdió ayer en un mar de precipitaciones y situaciones forzadas. Todo lo contrario que los ya célebres Turner y Scott. El Caja volvía a fomentar una sensación ya tristemente conocida en Valencia.

Otros resultados: Cabitel Gijón-Canarias Telecom (76-81), Adecco Estudiantes-Cáceres (87-80) y Cantabria Lobos-Fórum Valladolid (56-76).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2000