Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maradona comienza su terapia y los médicos limitan sus movimientos

Diego Armando Maradona ya ha comenzado el tratamiento de rehabilitación con psiquiatras cubanos para curarse de su adicción a la cocaína. Así lo confirmó ayer a EL PAÍS el doctor Pedro Llerena, director del Centro Internacional de Salud La Pradera, lugar donde se encuentra el ex futbolista -y su familia y amigos-. Desde esa fecha Maradona ha sido sometido a diversos exámenes y chequeos médicos para evaluar su estado de salud. "En rigor, hasta ahora no había empezado el tratamiento para rehabilitar al paciente de su dependencia", afirmó Llerena.El director de La Pradera reveló que a partir de ahora Maradona deberá someterse a una nueva "disciplina". Las salidas del recinto serán mucho más "limitadas" y siempre en compañía del personal del centro, el contacto con la prensa se reducirá y Maradona recibirá diariamente terapia psicológica y psiquiátrica. El jefe del equipo de médicos cubanos que lo atenderá está dirigido por Ricardo González, presidente de la Asociación Cubana de Psiquiatría y responsable del plan nacional de rehabilitación de alcohólicos y drogadictos.

Hasta el momento González guarda silencio sobre cuales serán los pasos a seguir. No se ha informado si Maradona será medicado con antidepresivos ni tampoco de las especificidades del tratamiento. "Lo normal sería que los especialistas traten de lograr primero que Maradona acepte que es un enfermo y que debe someterse a una disciplina estricta. Mediante la terapia, después los médicos deberán dotar al paciente de las herramientas psicológicas que le permitan comprenderse, fortalecerse y reestructurar su mente, para que así pueda entender que la vida tiene sentido al margen de la droga", explica un psiquiatra cubano con experiencia en el tema.

Sin embargo, mucho se discute sí con los "hábitos de vida" de Maradona, es posible emprender una rehabilitación en serio. Hasta ahora Maradona ha hecho casi lo que ha querido. Se ha teñido el pelo de rojo, ha salido de compras por La Habana en dos ocasiones, ha celebrado una fiesta de cumpleaños a su esposa, Claudia Villafañe, se ha encontrado con Fidel Castro, ha posado para los periodistas y ha concedido casi a diario una entrevista a emisoras argentinas.

Encima, Maradona tiene sobre él constantemente la presión de fotógrafos y cámaras de televisión, lo que ya provocó el lunes un incidente violento cuando el ex futbolista estalló de ira y rompió con su mano la ventanilla del coche en que le seguían dos periodistas de Reuters. "Con esta presión ningún paciente se puede curar ni tampoco ningún médico puede trabajar", comentó Llerena. El doctor agregó que se han tomado medidas para evitar el acoso de la prensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 2000