Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere una anciana en Jaén al derrumbarse su vivienda

Una mujer de 82 años, Ana Echeverría, falleció ayer en Jaén a las nueve y media de la mañana cuando dormía en su cama al caerle encima el techo de su vivienda, situada en el número 10 de la calle Murillo. Los bomberos rescataron su cuerpo sin vida a media mañana después de quitar los escombros que se esparcían por toda la vivienda. Las primeras investigaciones apuntan a las obras que se realizan en una casa contigua como motivo del desplome.El número ocho de la calle Murillo de Jaén se encuentra en obras desde hace días para una reforma de la que se encarga la emprea Los Manzanos, de la localidad de Pegalajar. La obra carecía de licencia municipal. Una vecina del barrio y familiares de la víctima explicaron que Ana Echeverría encontró grietas en el tejado de su casa, lo que llevó a que se avisara a los albañiles de la vivienda contigua. Después de que examinaran el edificio éstos aseguraron que no había problemas.

Los técnicos municipales que se desplazaron hasta el lugar del accidente no se atrevieron ayer a dar por cerrada ninguna respuesta. E Juzgado de Instrucción número 3 abrió ayer diligencias. Los arquitectos municipales también estuvieron examinando las viviendas contiguas para comprobar si en alguna más había peligro, pero no se desalojó ninguna.

El tejado que se desplomó sobre Ana Echeverría lo comparten cuatro casas, pero sólo se derrumbó el del número diez. Lo primero que cayó fue la cubierta, que con el peso se llevó por delante el techo de la primera planta.

Ana Echeverría, que apenas tenía movilidad debido a su avanzada edad, compartía la vivienda con un hijo que en el momento del accidente se encontraba fuera de ella. Cinco hijos de la mujer se desplazaron hasta la casa cuando conocieron la noticia y protagonizaron momentos de tensión.

"Nosotros no hemos sido", gritó desde la obra uno de los albañiles. Eso fue suficiente para que los familiares de la fallecida intentasen arremeter contra ellos recordando que ya se había advertido del peligro. Los trabajadores se tuvieron que refugiar en el interior del edificio en obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2000