Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almunia defiende la política como medio de cambiar la sociedad

Sólo los socialistas han sabido reconocer los escándalos propios, alega

El secretario general del PSOE y candidato a la presidencia del Gobierno, Joaquín Almunia, hizo ayer en Barcelona una apasionada defensa de la utilidad de la política como "única vía para conseguir una sociedad mejor". Según dijo, sólo los socialistas son capaces de reactivar en España el interés por la política porque, a su juicio, han reconocido los "escándalos" que les han afectado y los problemas internos de "corrupción y falta de ética". "Por asumir que no somos perfectos, sabemos cómo resolver estos problemas", dijo.

Almunia participó ayer en el edificio modernista de La Pedrera en un acto de precampaña ante unos 250 jóvenes integrantes de las juventudes socialistas de toda España, a quienes trató de contagiar su pasión por la política.La política es, en opinión del candidato socialista a la presidencia, lo único capaz de poner coto al crecimiento de "poderes inmensos que hasta hace pocos años eran controlados por el Parlamento", entre los que citó las empresas privatizadas en los últimos años y los grandes grupos de comunicación. El dirigente socialista se mostró convencido de la necesidad de "recuperar la autonomía política respecto a poderes muy poderosos que tratan de reducir la importancia de cada papeleta".

Almunia, que el viernes visitó la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), subrayó que su visita se desarrolló con absoluta normalidad y que, en cambio, un año antes la presencia del presidente del Gobierno, José María Aznar, en este centro universitario provocó manifestaciones de estudiantes y una contundente reacción de la policía. "Los jóvenes sabían que Anzar no tenía ninguna preocupación por sus problemas", señaló Almunia.

El candidato del PSOE mencionó en varias ocasiones durante su discurso a José María Aznar para criticar sus políticas juveniles y desgranar las propuestas para los jóvenes que su partido ha incluido en el programa electoral. El principal objetivo de estas medidas, dijo, es que los jóvenes tengan facilidades para conseguir "autonomía vital para enfocar su propia vida" y enumeró sus principales propuestas de mejora en el mercado laboral, en el acceso a la vivienda y en el sistema educativo.

Ante los jóvenes socialistas, Almunia reiteró su intención de adelantar la implantación del ejército profesional y, en consecuencia, abolir el servicio militar obligatorio a partir del 1 de enero del año 2001. Asimismo, se comprometió a no crear ningún servicio social obligatorio para los jóvenes. Sus referencias al fin de la mili arrancaron los primeros aplausos entre los asistentes, que habían seguido en silencio el discurso del candidato durante cerca de 45 minutos.

Entre las propuestas del PSOE para los jóvenes, Almunia destacó la educación, que la consideró la "prioridad y la palanca" de futuro. Consideró el candidato que en este campo hay que mejorar la calidad, aumentar las becas, que, según aseguró, han descendido con el Gobierno de José María Aznar.

La promoción del empleo de calidad para los jóvenes es otro objetivo del programa socialista, que se compromete a impulsar medidas para que los jóvenes desempleados cuenten con empleo o prácticas laborales en empresas antes de que se cumpla un año de su inscripción en el Inem.

Almunia dijo que el PSOE se comprometerá a crear en la próxima legislatura 200.000 viviendas para poner en alquiler y a promover residencias de estudiantes para facilitar así la emancipación de los jóvenes respecto del hogar familiar. El candidato también pidió la colaboración de los jóvenes para acabar con las desigualdades entre sexos y les aseguró que ellos deben ser "la punta de lanza de esta batalla", sobre todo en lo que se refiere a hábitos en la vida privada

Con el acto de ayer, el líder del PSOE cerró su visita de dos días a Cataluña, aunque antes de las elecciones volverá a esta comunidad en varias ocasiones. La semana pasada, Almunia y los principales dirigentes del Partit dels Socialistes, Narcís Serra y Pasqual Maragall, acordaron un amplio programa de colaboración para las elecciones: Almunia hará una campaña activa en Cataluña al tiempo que Pasqual Maragall intervendrá en destacados actos en el resto de España, especialmente en Andalucía, Madrid y las Islas Baleares

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2000