Piqué abjura de su pasado comunista y ve al PP como un núcleo de revolucionarios

El ministro portavoz y candidato del PP por Barcelona en las próximas elecciones generales, Josep Piqué, hizo ayer un ajuste de cuentas público con su pasado comunista. Ante varias decenas de militantes de las juventudes del Partido Popular, Piqué sacó a relucir su pertenencia, a mediados de los años setenta, al Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), el partido histórico de los comunistas catalanes que encabezó la lucha contra el franquismo. Y lo hizo en términos muy duros: "No cometáis mi error", espetó a los jóvenes conservadores. "A los 20 años quería ser revolucionario y me hice comunista; sed revolucionarios, pero en el sentido moderno, del siglo XXI".El ministro, que abrió con el acto de ayer su precampaña en Cataluña, se ensañó con su antigua ideología en un ejercicio de autocrítica a la altura de los partidos comunistas convencionales: "La historia nos ha demostrado con absoluta rotundidad que el comunismo nos ha dejado pobreza material, pobreza moral que raya la indignidad y pobreza medioambiental en los sitios donde ha gobernado". "No cabe actitud más reaccionaria y retrógrada que el estatismo", señaló.

El dirigente del PP consideró que los "revolucionarios del siglo XXI" se encuentran en su partido. Según dijo, los populares se enfrentan con inconformismo y sin clichés a una realidad que cambia a un ritmo "vertiginoso" y aportan propuestas para garantizar la "igualdad de oportunidades" entre los individuos. La base para conseguirlo, dijo, es la "creencia en el valor sagrado de la libertad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de enero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50