Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una anciana, muy grave por una explosión de butano en su vivienda

Felícisima Montero, de 80 años, se encontraba anoche en estado muy grave después de que ayer su casa de Usera volará por los aires a causa de una explosión de gas butano, según los bomberos del Ayuntamiento de Madrid. La anciana fue trasladada por el Samur a la unidad de quemados del hospital de Getafe. Sufre quemaduras en el 30% de su cuerpo. La deflagración, que sobrecogió a toda la barriada, derrumbó los tabiques y dejó al desnudo la casa de dos pisos.

La explosión se produjo a las ocho de la mañana en una vivienda de dos plantas situada en el número 32 de la calle de Villabona, en el distrito de Usera. Según fuentes de los bomberos y la Policía Municipal, el estallido sobrevino cuando Felicísima, única inquilina de la casa, se disponía a entrar en la cocina nada más levantarse. Al accionar la luz y abrir la puerta se desencadenó la tragedia. El gas, desprendido por un supuesto escape en la bombona de butano, estalló. La onda expansiva reventó toda la casa e hizo temblar a varias viviendas anexas. El muro lateral de la vivienda se derrumbó por completo. Un vecino apagó las primeras llamas con un extintor casero. Cuando los bomberos llegaron al lugar del siniestro hallaron a otros dos hombres que trataban de socorrer sin éxito a la mujer. "La anciana estaba completamente negra y no respiraba. Yo creía que ya estaba muerta y por eso no la he tocado", dijo un hombre que llegó a ver a la mujer dentro de su casa. Finalmente, los miembros del servicio de extinción de incendios accedieron a la cocina, situada en la planta baja, para rescatar a la víctima entre los escombros.

Estufa de butano

La vivienda siniestrada dispone de instalaciones de gas natural desde hace cuatro años, aunque la explosión se originó, según las primera hipótesis, por una estufa de butano que la anciana empleaba para calentarse, según ratificó el jefe de guardia de los bomberos. "De gas butano sólo era la estufa, el resto de los equipos funcionaban con gas natural", explicó.

La mujer sufrió intoxicación por inhalación de humo y quemaduras de tercer grado en manos y cara, según los médicos del Samur.

La víctima, conocida en el barrio, vive sola desde hace más de diez años. Los vecinos dicen que se encontraba en muy buen estado. "Es mayor, pero físicamente estaba muy bien y tenía unas fenomenales facultades mentales", dijo una vecina. La casa de ésta no sufrió ningún daño. "Ha sido una suerte, porque si la explosión ocurre hacia el otro lado, nos hubiera pillado", dijo la inquilina que vive junto a la casa siniestrada. Sin embargo, la onda expansiva causó desperfectos en otras casas situada en la misma calle de Villabona, según dijeron varios de los afectados.

Otra vecina confirmó que Felicísima empleaba a diario la estufa de bombona de gas butano para calentar la cocina porque era el lugar más frío de la casa. "Tenía una estufa desde hace muchos años y no se quiso desprender de ella... y mira lo que le ha pasado", se lamentó una vecina del barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000

Más información

  • La víctima sufre quemaduras en el 30% de su cuerpo