LAS DESCALIFICACIONES DEL PORTAVOZ DEL GOBIERNO

La OCDE confirma que el recibo de la luz en España es uno de los más caros del mundo

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que pertenecen los 29 países más desarrollados, elabora periódicamente informes sobre la economía y los sectores clave de sus miembros. Para ello recaba datos de organismos públicos y privados y de los propios Gobiernos. Luego, la OCDE inicia un proceso de redacción de conclusiones que puede llevar meses y que negocia con los Gobiernos examinados. Industria, que resta validez a un primer borrador de la OCDE sobre el sector eléctrico, ha distribuido un segundo borrador que mantiene, básicamente, las conclusiones del primero.

En ese largo proceso negociador se enmarca el primer informe-borrador de la OCDE publicado por EL PAÍS el pasado día 7 de diciembre bajo el título "Los hogares españoles pagan la electricidad a uno de los precios más altos de la OCDE".En el documento, de 44 páginas, elaborado en octubre y denominado Proyecto de Reformas Regulatorias, se colocaba a España, con datos correspondientes al año 1997, como el cuarto país de la organización por la carestía de los precios domésticos de la electricidad. Entre 21 países, España sólo era superada por Japón, Dinamarca y Bélgica. El núcleo de la información reflejada por el documento fue aportada por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que dispone de los datos más completos y actualizados.

Junto con la información, EL PAÍS reprodujo un gráfico en el que, por error, se omitió la fecha de elaboración: 1997. De dicho error se dio cuenta en una fe de errores publicada en la sección Cartas al Director el día 13 de diciembre. El largo proceso de elaboración y de negociación con los Gobiernos que exige cada informe de la OCDE explica que la organización utilice, para sus comparaciones entre países, datos homogéneos, correspondientes en este caso al año 1997.

Además de señalar a España como uno de los países más caros de la OCDE, el informe afirmaba que en España se registra una distorsión de precios en la electricidad, de forma que se producen "beneficios para los consumidores industriales que son pagados por los consumidores domésticos". La OCDE cuestionaba además el régimen de duopolio (las compañías Endesa e Iberdrola controlan el 76% del mercado de la generación eléctrica) que, en su opinión, se registra en España. También atribuía los altos precios a una larga lista de añadidos a la factura doméstica, entre los que mencionaba las subvenciones al carbón, las compensaciones por la moratoria nuclear y los denominados costes de transición a la competencia (CTC), pactados por Industria y las eléctricas en septiembre de 1998 y que suman 1,3 billones.

Pese a las críticas, la OCDE reconocía también que el Gobierno, desde 1997, ha adquirido un "fuerte" compromiso con la liberalización del sector en un proceso calificado de "lento".

El documento del que dio cuenta este periódico ha sido modificado, según dijo ayer el ministro Josep Piqué, por la OCDE. Industria distribuyó el día 15 un segundo borrador de la OCDE -sin fecha-, que, sin embargo, no modifica las conclusiones básicas del primer documento. Mantiene, sobre la misma base, el año 1997, que España es el cuarto país más caro en electricidad doméstica y afirma, entre otras cosas, que "la regulación del sector eléctrico español no es suficientemente independiente o transparente". Asimismo, mantiene que los consumidores domésticos financian las mayores bajadas de precio de los consumidores industriales, destaca que existe un duopolio Endesa-Iberdrola y opina que los CTC de las eléctricas pueden constituir un riesgo para la competencia efectiva.

Tampoco modifica el segundo borrador la conclusión de que el Ministerio de Industria, "el regulador más importante, no es independiente, en el día a día, de las presiones políticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de diciembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50