Crece la oposición en Xàbia al puerto deportivo de la playa de la Grava

El proyecto de construcción de un puerto deportivo de 468 amarres en la playa de la Grava, en Duanes de la Mar de Xàbia, ha desatado un importante movimiento de oposición. Más de un centenar de vecinos del núcleo urbano de Duanes y diversos responsables de colectivos como la Cofradía de Pescadores o la Plataforma Cívica en defensa del territorio y del litoral se reunieron el jueves por la noche y expresaron su completa oposición a la instalación de ese complejo náutico deportivo, cuya concesión ya tramita la Consejería de Obras Públicas.Diversos concejales de los cuatro partidos que forman el equipo de Gobierno (PP, PSPV, Bloc y CDS), aseguraron que ellos también están en contra de la construcción de un puerto en la playa de la Grava; aunque previamente habían alegado que no podían pronunciarse porque desconocían el proyecto.

Entre los ediles presentes en la reunión, se encontraban los responsables municipales de Medio Ambiente y Urbanismo. El primero, Josep Segarra, del Bloc, calificó el proyecto de "órdago" al Ayuntamiento y a la sociedad de Xàbia y rechazó que el consistorio vaya a actuar con pasividad en este asunto. "No podemos aceptar que desaparezca esta playa y vamos a buscar, para ello, todo tipo de avales científicos y de expertos de la universidad", anunció.

Por su parte, el edil de urbanismo, Vicent Ortolà, del PP, denunció el "grave impacto urbanístico" que la construcción de un puerto en la fachada marítima de Duanes ocasionaría sobre todo ese núcleo urbano. Otra opinión relevante fue la del presidente de la Cofradía de Pescadores de Xàbia, Moisés Erades, quien advirtió que ese proyecto coarta el desarrollo económico del sector pesquero local. Erades denunció que, con la construcción de una instalación náutico-deportiva en la Grava, en la bocana del actual puerto se multiplicaría por tres el tráfico marítimo. "Ese proyecto nos mete en un embudo y reduce nuestra capacidad de maniobra", remachó el presidente de la Cofradía, para subrayar la oposición de los pescadores al puerto de la Grava.

Mientras tanto, el vicepresidente de la Plataforma Cívica, Andreu Ros, enunció las tres razones básicas por la que este organismo rechaza ese proyecto de instalación náutico-deportiva: "el impacto ambiental es brutal porque desaparece una playa y se desfigura la fisonomía de la costa local; se privatiza el litoral y perdemos un lugar de uso público, y, además, crece la presión urbanística y se agrava el problema de falta de servicios que sufre Xàbia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de diciembre de 1999.