Varios dirigentes de IU critican a Llamazares por lanzar su candidatura

La autoproclamada candidatura de Gaspar Llamazares para suceder a Julio Anguita como líder de Izquierda Unida está provocando graves tensiones dentro de la coalición. Tanto que ayer, durante la reunión de la presidencia, varios dirigentes recriminaron a Llamazares su actitud. El coordinador general de la coalición en Asturias se limitó a escuchar, sin pedir la palabra. Y los críticos advirtieron al nuevo candidato de que otros líderes de IU podrían hacer lo mismo.

El primero en introducir un asunto que no estaba previsto fue Willy Meyer, portavoz de Defensa, quien criticó tanto a Llamazares como a la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, y a Ángel Pérez, líder en Madrid, por haber dado la sensación de que Anguita se presenta a próximas las elecciones "teniendo fecha de caducidad, como si fuera un yogur". En la misma línea hablaron Antonio Romero, coordinador general de Andalucía, y representantes del sector más ortodoxo de la comunidad de Madrid.Estas fuertes reacciones se producen, según fuentes del sector mayoritario de Izquierda Unida, porque lo que hasta ahora había sido una candidatura que muchos consideraban como títere, comienza a dar signos de cierta fortaleza que preocupan a los que creen poder dirigir el proceso de sucesión de Julio Anguita.Un destacado dirigente del sector mayoritario asegura que Llamazares "va como una moto" para reforzar la candidatura, por lo que ahora se trataría de "frenarle los pies". Lo que más preocupa a sus oponentes es que esté haciendo gestiones para encabezar la lista al Congreso por Asturias, una de las comunidades autónomas en las que Izquierda Unida da por seguro que obtendrá algún escaño. Hasta que Llamazares lanzó su candidatura, estaba previsto que en ese puesto repitiera Mariano Santiso, portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados.

Desastrosos resultados

Pero en Izquierda Unida casi todos empiezan a reconocer en privado que los desastrosos resultados augurados para la próximas elecciones forzarán la asunción de responsabilidades por parte de Anguita. Eso llevaría a anticipar la sustitución del líder al verano del año 2000. Y Gaspar Llamazares, según estas fuentes, aspira a encabezar la lista por la comunidad asturiana porque tiene claro que su candidatura sería mucho más fuerte si lograse el escaño de diputado en la Cámara baja.De momento, y casi en tono de amenaza, los que criticaron a Llamazares por anunciar su candidatura también avisaron de que "otros podrían hacer lo mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de noviembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50