Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una mujer de Iznalloz que agredió con un cuchillo a su hija de 9 años La niña sufre cortes superficiales y hematomas

La Guardia Civil de Iznalloz (Granada) detuvo la noche del pasado jueves a una mujer, María Remedios M. M., por haber atacado supuestamente a su hija de nueve años con un cuchillo de cocina, provocándole diversos cortes. La niña hubo de ser ingresada en el Hospital de Traumatología a causa de las heridas superficiales que sufrió en todo el cuerpo. La comandancia de la Guardia Civil no pudo precisar ayer el motivo de la agresión, aunque señaló que la mujer había necesitado el uso de tranquilizantes.

Los hechos ocurrieron en torno a las 21.00 horas del pasado jueves, cuando varios vecinos de María Remedios tuvieron que trasladar a la pequeña, Sara V. M., de nueve años, a un centro de salud en Iznalloz a causa de las heridas que presentaba por arma blanca, además de diversos hematomas por todo el cuerpo. En el centro decidieron enviar a la niña hasta un hospital de Granada, donde aún se encuentra internada en una unidad de observación.Fue en el centro de salud donde se avisó a la Guardia Civil del pueblo y se aconsejó que la madre recibiera tratamiento psiquiátrico. Tras ser detenida, la presunta agresora fue conducida hasta la unidad de psiquiatría de otro hospital granadino en el que se le administraron diversos calmantes. Posteriormente, fue conducida a la comandancia de la Guardia Civil, en donde ayer permanecía detenida a la espera de que pudiera explicar el motivo por el que había agredido a su hija.

María Remedios M. M., que actualmente se encuentra separada de su esposo, podría haber sufrido, según algunos testigos, algún tipo de trastorno mental que la llevó a cometer la agresión. La casa de la detenida fue precintada y en sus alrededores se encontró un cuchillo de cocina de grandes dimensiones que pudo ser el arma utilizada contra la pequeña Sara.

En Iznalloz, un pueblo a unos 30 kilómetros al norte de Granada, el suceso ha causado el estupor entre los vecinos. Varios familiares de la niña atacada se desplazaron inmediatamente al hospital en el que se encuentra ingresada mientras la Guardia Civil trata de esclarecer los hechos. En contra de la opinión de algunos vecinos, los facultativos que atendieron a la mujer no observaron en ella ningún tipo de trastorno ni enajenación mental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1999