Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una encuesta de los empresarios sitúa al PSOE al borde de la mayoría absoluta en Andalucía

El PSOE está al borde de conseguir la mayoría absoluta en las próximas elecciones autonómicas, según una encuesta presentada ayer por el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Rafael Álvarez Colunga. La encuesta, realizada telefónicamente entre el 22 y el 24 de octubre a 2.400 personas, 300 por provincia, prevé que los socialistas mejorarán los resultados de los comicios autonómicos de 1996. El PSOE conseguirá entre 52 y 55 diputados, cifra ésta que le permitiría gobernar en solitario ya que el Parlamento andaluz tiene 109 escaños.

En las elecciones autonómicas de 1996, que coincidieron con las generales, el candidato del PSOE, Manuel Chaves, consiguió el 44% de los sufragios y 52 diputados en la Cámara autonómica, lo que abrió el camino a un gobierno de coalición con el Partido Andalucista en la Junta. El PP consiguió ganar las elecciones generales por un estrecho margen, pero en Andalucía el PSOE demostró su solidez, justo en una época en la que le arreciaban las críticas por la corrupción.Una vez que ha escampado y que ya están lejanos estos reproches, el PSOE parece experimentar una mejoría que ya se percibía en los sondeos elaborados en los últimos dos años. Los socialistas, según la encuesta de los empresarios andaluces, pasarán del 44% de los votos que obtuvieron en 1996 a un 46%, que se traduce en un aumento de escaños que puede llegar hasta tres. Si el PSOE logra 55 escaños no necesitará de ningún partido para gobernar en Andalucía, ya que éste es el umbral de la mayoría absoluta.

Este incremento se produce, principalmente, a costa de Izquierda Unida, cuya caída en picado parece casi irreversible. Si en 1996 la federación de izquierdas ya perdió siete diputados, al pasar de 20 escaños a 13 tras la legislatura de la pinza, por los acuerdos entre IU y PP en el Parlamento andaluz, el chorreo de votantes que abandona a la formación que dirige Antonio Romero parece incesante. De acuerdo con el sondeo que ha hecho el Instituto Opina para la CEA, el retroceso de IU podría llevarle a tener que conformarse con una horquilla que va de 8 a 11 escaños.

El cambio de talante de IU hacia el PSOE, que se plasmó tras las elecciones municipales del 13 de junio en los pactos de gobierno en tres capitales (Granada, Almería y Córdoba), no parece haber calado aún en el electorado.

Por su parte, la intención de voto del PP mejora en un 1,6% respecto a los resultados que obtuvo en 1996. Si hace tres años el entonces candidato del PP, Javier Arenas, consiguió el 33,9% de los votos y 40 escaños, la encuesta de los empresarios da a los populares el 35,5% de los sufragios y una horquilla de entre 41 y 44 diputados, en este caso con Teófila Martínez como cabeza de cartel. En cualquier caso, la diferencia que hay en estos momentos entre el PSOE y el PP en intención directa de voto es del 10,5%.

El Partido Andalucista, que ha sido socio de gobierno del PSOE en la Junta en los últimos tres años, podría experimentar, según la encuesta, desde un ligero descenso hasta un aumento en dos escaños. En la actualidad, los andalucistas tienen cuatro representantes en la Cámara autonómica y el sondeo de la CEA les da entre tres y seis diputados.

Estas oscilaciones se deben a la aplicación de la ley D"Hondt, que será clave para decidir qué partidos rebañan los últimos votos y se adjudican los escaños que ahora están el aire. Cádiz, Málaga y Sevilla son las provincias en las que es mayor la incertidumbre y donde los últimos escaños pueden repartirse por un estrecho margen de votos. Un dato muy significativo de la encuesta y que demuestra la fortaleza del PSOE es que un 59,5% de los encuestados considera que Manuel Chaves revalidará su victoria en los próximos comicios autonómicos, que coincidirán de nuevo, con casi total seguridad, con los generales.

El sondeo contiene otros elementos que a buen seguro provocarán debate tanto en las filas andalucistas como en las populares. En primer lugar, el sondeo revela que hasta un 52,6% de los andaluces ignora que el PA es socio del PSOE en el Gobierno andaluz. En segundo lugar, la diferencia entre socialistas y populares en las elecciones generales se reduce en Andalucía a seis puntos, frente al 10,5% de los comicios autonómicos. Así, el sondeo del Instituto Opina sostiene que en las elecciones generales el PSOE obtendrá en Andalucía el 45% de los sufragios, mientras que el PP conseguirá el 39%.

Batalla Junta-Gobierno

La encuesta de los empresarios también aborda aspectos de la situación económica, de preocupación por los principales problemas de Andalucía y de la batalla entre la Junta y el Gobierno. Destacable es que hasta un 68,8% de los entrevistados ignora cuáles son los motivos por los que hay una constante pugna entre las dos administraciones. Eso sí, entre los que sí contestan dan las claves básicas: censo (8,7%) y financiación autonómica (8,1%). No obstante, cuando a los encuestados se les pregunta directamente sobre la financiación autonómica, un 64,4% considera que es un asunto importante o muy importante.

El sondeo también revela que hay un sentimiento de agravio de los andaluces respecto a otras comunidades y, en concreto, hacia Cataluña. Un 65,1% de los andaluces estima que el Gobierno central no trata igual a todas las comunidades y un 43,6% cree que la gran beneficiada es precisamente Cataluña. En esas malas relaciones entre la administración central y la autonómica, un 46,2% afirma que "influye" que el Gobierno central "discrimina" a Andalucía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de noviembre de 1999

Más información

  • El 68,8% de la población ignora los motivos que enfrentan a los Gobiernos central y autonómico