FÚTBOL Décima jornada de Liga

Estalla el Bernabéu

La afición madridista pide la destitución de Toshack, y la directiva toma nota

El estadio Bernabéu estalló. La afición madridista manifestó anoche su distanciamiento con el trabajo del técnico, del equipo y de la directiva. Chamartín está harto del mal juego y de los malos resultados. Ayer, el Madrid sumó su octavo partido sin ganar. A la hinchada ya le cuesta recordar cómo fue aquél 29 de agosto ante el Numancia.Los últimos 45 minutos del derby el Bernabéu lo utilizó para mostrar su ira. Desde las localidades utilizadas por los Ultras Sur, los gritos habituales de ánimo se convirtieron en gritos de protesta, en cánticos contra lo que estaba sucediendo. Como un eco, el resto del estadio se unió. "Toshack vete ya". "Éstos jugadores no sienten los colores". "¿Dónde están los cojones?". "Lorenzo tiene la culpa". "¡Camacho, Camacho!", fueron los mensajes de los 82.000 aficionados que ayer llenaron por primera vez en la temporada las gradas. Los únicos momentos de silencio fueron para el millar de seguidores del Atlético que festejaban la victoria de su equipo tras ocho años de infortunio.

Más información

Lorenzo Sanz, escoltado por su directiva, presenció la escenificación de la grada con un gesto apesadumbrado. Los momentos de más tensión se produjeron cuando a falta de diez minutos para la conclusión del partido, los aficionados próximos al palco de honor se volvieron hacia la directiva y les dedicaron una masiva pañolada. Poco antes, Guti y Redondo habían abandonado el terreno de juego en medio de una enorme pitada, que contrastó con la ovación al joven Iker Casillas, sustituto del expulsado Bizzarri. Los aplausos de Chamartín también aparecieron en el momento en que Hasselbaink, el héroe del Atlético y el verdugo del Madrid, se encaminó hacia la ducha.

El presidente del Madrid abandonó su localidad protegido por la seguridad del estadio. Desde allí se marchó al vestuario, donde se reunió con Toshack. "Hemos hablado de lo sucedido", se limitó a confirmar Toshack. Sanz no quiso hacer declaraciones. "No es el momento. Hay que mantener la tranquilidad", le disculpó uno de sus colaboradores.

La junta está alarmada por la situación del equipo y busca soluciones. John Toshack está contra las cuerdas sólo una semana después de que el presidente le confirmara en el cargo hasta final de la temporada. "Aunque claro, los resultados son los que marcarán el futuro", dijo Sanz entonces.

El presidente se marchó del estadio una hora después de que el Madrid firmará su segunda derrota en la Liga, ambas en el Bernabéu. Sanz y sus colaboradores han abierto un periodo de reflexión que puede acabar con la destitución del técnico.

El Madrid viaja mañana a Noruega, donde el miércoles juega con el Molde, y el domingo juega en Vallecas; luego la Liga descansa. La junta analiza las fechas para actuar y busca un recambio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de octubre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50