Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enterrado en Cheste un niño que murió al salvar a su hermano

El líquido inflamable o aerosol lanzado sobre las ascuas de un fuego que sirvió para cocinar una paella, acabó en tragedia el pasado fin de semana en un chalé de Cheste. Dos hermanos, que jugaban con otros niños en el patio de la casa sufrieron graves quemaduras al lanzar uno de los pequeños presentes un líquido inflamable sobre las brasas del fuego. Uno de los hermanos, Ignacio C., de 11 años, falleció a consecuencia de las quemaduras y fue enterrado ayer. El otro afectado continúa ingresado en la Unidad de Reanimación del hospital La Fe de Valencia con pronóstico reservado, según fuentes del centro sanitario. El incidente ocurrió sobre las cuatro de la tarde en el chalé de los padres de los dos niños afectados, donde varias familias se habían reunido a comer con sus hijos, según comentó ayer un vecino. Un testigo, en declaraciones a Canal 9, relató ayer que el niño fallecido intentó salvar al hermano cuando le vio envuelto en llamas, con lo que el fuego se prendió en sus ropas. Los dos hermanos fueron ingresados en el hospital La Fe, donde el mayor, enterrado en la tarde de ayer, no pudo sobrevivir a las graves quemaduras, mientras que el otro niño permanece ingresado en el mismo centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1999