Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un obrero muere enterrado dentro de una zanja en Fuencarral

Mustafá Ben Ayal, obrero, de 42 años, casado y con dos hijos, murió ayer al mediodía sepultado mientras trabajaba dentro de una zanja en la avenida de Asturias (Fuencarral), según la Jefatura Superior de Policía. El trabajador y otro compañero se encontraban en el interior de la excavación, de tres metros y medio de profundidad y de un metro de anchura. Su objetivo era instalar los tubos de un colector en la avenida que unirá la plaza de Castilla con el barrio del Pilar. Una de las paredes laterales de la zanja se vino abajo por causas que ayer investigaba la policía. La tierra sepultó por completo el cuerpo de Mustafa mientras el otro obrero conseguía escapar. Los empleados avisaron a los bomberos que trabajaron dos horas para rescatar al obrero. Pasadas las 14.00 extrajeron el cadáver, según los médicos del 061. La obra donde ocurrió el accidente había sido encargada por el Ivima a la empresa de Fomento de Construcciones y Contratas. Esta compañía había contratado a su vez a la empresa Construcciones y Urbanizaciones Alberto Villalba -donde trabajaba Mustafá desde hace menos de un año- para instalar un colector.

Medidas de seguridad

Los responsables de CC OO denunciaron que la obra donde ocurrió el accidente no cumplía las medidas de seguridad. "Esa zona es de tierra poco consistente y deberían de haber entibado y metido unas chapas para que las paredes no se vinieran abajo y proteger así a los empleados", aseguró un portavoz de CC OO.

El secretario de Política Social de UGT-Madrid, Francisco Borrego, dijo a Europa Press que el accidente laboral "es una muestra más de que las medidas de seguridad establecidas en la legislación no se cumplen". "Nuevamente se ha perdido la vida de un hombre en una zanja, que tenía un metro de ancho, tres metros de profundidad y diez de largo, y que estaba ubicada en un terreno malo que debía tener las medidas de sujeción necesarias para contener las paredes del hoyo, las cuales no existían", señaló Borrego. Con este accidente mortal son ya 42 los obreros que han perdido la vida en la región, según CCOO y UGT.

El PSOE e IU pidieron ayer en el Parlamento regional medidas urgentes que acaben con la elevada precariedad laboral y una legislación que aumente el control sobre las subcontrataciones así como los contratos efectuados por medio de las empresas de trabajo temporal.

El consejero de Economía y Empleo, Luis Blázquez, contestó a la oposición con un argumento basado en cifras: "La relación entre número de trabajadores y accidentes es la más baja de España y sólo el 21% de los accidentes que se producen en la actualidad son laborales, ya que el resto no ocurren en el puesto de trabajo sino en el camino de ida o vuelta al trabajo", dijo Blázquez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 1999