TRIBUNALES

La atracción donde murió un niño no tenía permiso, dice el edil de Campello

La atracción de feria Scalextric, en la que un niño de 10 años murió electrocutado el 4 de julio de 1998 en El Campello (L"Alacantí), tenía licencia de instalación, pero no permiso para funcionar. El alcalde del municipio, Juan Ramón Varó, del PP, y el teniente de alcalde, Alfonso Vaello, se escudaron ayer en este hecho para liberar al Consistorio de toda responsabilidad en el trágico suceso. Ambos munícipes figuran como imputados en el juicio que ayer comenzó a celebrarse en el Juzgado de Instrucción nº 2 de Sant Vicent del Raspeig (L"Alacantí). Según la versión ofrecida por ambos, el feriante, que también figura como imputado, puso en funcionamiento la atracción el día 4, sin esperar a la preceptiva licencia de apertura, fijada para el día 5. Por ello insistieron en que "el Ayuntamiento no tiene ninguna responsabilidad en el accidente". El cuarto imputado es el concejal Manuel Caturla, quien supuestamente firmó el expediente de instalación en ausencia de Varó y Vaello. En la vista, que se celebró a puerta cerrada, declaró también como testigo el electricista de la feria, que no quiso hacer declaraciones. El niño Alberto M. G. acudió aquel 4 de julio de 1998 a recoger a su hermano pequeño, que se hallaba disfrutando de las atracciones instaladas frente a la playa de Muchavista. Al apoyarse en la barandilla del Scalextric recibió una fuerte descarga eléctrica. Fue atendido por un médico y un ATS que se encontraban en el recinto ferial. Ante la gravedad de la electrocución del menor, fue trasladado en un coche de la Policía Local al Hospital de San Juan, pero falleció.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS