Ruiz-Gallardón impone que el billete de metro al sur cueste tres veces menos que a Arganda

El metro será el mismo, pero no costará igual. El presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón, declaró ayer que el precio del billete en el futuro metrosur (transporte subterráneo que unirá cinco grandes ciudades del sur), costará igual que el del resto de la red metropolitana (130 pesetas), con excepción de su enlace con Arganda (410). Los vecinos de este municipio seguirán pagando las 410 pesetas si quieren llegar en metro a la capital. "No se trata de algo negativo para Arganda, sino positivo para, por ejemplo, Alcorcón", se justificó Ruiz-Gallardón.

El dirigente del PP anunció ayer que las tarifas del metrosur y del metropolitano hasta el aeropuerto de Barajas (ampliación de la actual línea 8) serán idénticas a las que se apliquen en el resto de la red (130 pesetas el billete sencillo; 680 pesetas el metrobus). El único tramo que supondrá al usuario un coste diferente será el de la línea 9 entre las estaciones de San Cipriano y Arganda del Rey, donde seguirán aplicándose tarifas distintas. Desde la capital cuesta 300 pesetas llegar a Rivas Urbanizaciones, 315 pesetas al pueblo de Rivas y 410 a La Poveda o al centro urbano de Arganda del Rey. Este tramo fue financiado con aportaciones privadas, que recuperarán su inversión mediante aportaciones del presupuesto regional durante los próximos 25 años. Ruiz-Gallardón intentó demostrar que esas tarifas no castigan a los usuarios de Arganda y Rivas en relación con los de Getafe, Alcorcón o Leganés. Los ciudadanos de Arganda y Rivas, razonó Ruiz-Gallardón, difrutan ya de tarifas más reducidas que las que aplica Renfe en Cercanías. "No se trata de algo negativo para Arganda del Rey, sino positivo para Alcorcón", añadió el presidente regional.

Ruiz-Gallardón también recordó que el tramo a Arganda tiene financiación privada (20.000 millones de inversión) mientras el resto de la red se ha hecho con dinero público.

Con respecto al billete del metrosur, cuando esta red funcione, si un vecino quiere, por ejemplo, viajar del barrio del Pilar (línea 9) a Móstoles (metrosur), sólo tendrá que comprar un billete, que le servirá cuando realice el transbordo entre las dos redes en la futura estación de Puerta de Batán.

"Nuestro propósito es mantener una tarifa única", indicó el presidente regional, "que al contrario de lo que se aplica en otras ciudades europeas, no dependa del número de kilómetros recorridos o del número de estaciones".

Empresa mixta

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde que esta línea fue inaugurada el pasado 7 de abril, estas entidades la gestionan y explotan a través de una empresa mixta llamada Transportes Ferroviarios de Madrid (TFM). Su fin es recuperar el dinero invertido en su construcción.

Por eso, en las 410 pesetas que el billete sencillo cuesta desde Arganda del Rey, están incluidas las 130 pesetas que cuesta el mismo billete para el interior de la red del metropolitano de Madrid y las 280 pesetas que le corresponden a TFM.

Los alcaldes de Rivas Vaciamadrid (IU) y Arganda (PSOE-Progresistas) califican de "discriminatorios" los precios que pagan sus vecinos. Al conocer que el billete de metrosur costará casi un 66% menos que el que lleva a sus vecinos a Madrid han estallado de indignación. Ambos alcaldes esperan conocer mejor el modelo de finación y gestión del metrosur que ha elegido el Gobierno de la Comunidad.

Para Pedro Díez, alcalde del PSOE-Progresistas de Arganda del Rey, el precio anunciado para el metrosur pasa de la "discriminación" al "insulto a los argandeños".

El regidor exige al Gobierno regional que aplique un precio, una frecuencia y unos horarios "iguales en su municipio que en el resto de la red de Metro de Madrid". El metro a Arganda cierra a las diez de la noche. El resto de la red, a las 01.30.

Por su parte, el alcalde de Rivas, Fausto Fernández, de IU, acompañó su críticas con cierta ironía: "Estoy convencido de que la Comunidad está pensando en poner los mismos precios para esta línea".

Los dos alcaldes también coincidieron en acusar de estos elevados precios a la gestión privada de las cuatro estaciones que componen esta línea, la primera del metro que salió de los límites de la capital.

Por su parte, Ruiz-Gallardón cree que entre el metrosur y Cercanías se generará una fuerte competencia (el precio de un billete de tren de Madrid a Fuenlabrada es de 180 pesetas, 50 más caro que el del futuro metro), lo que redundará en una rebaja de precios. "Si uno puede hacerlo [el metro], los otros [Renfe] también", apuntó desafiante.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS