Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas se afianza como número dos de la lista de CiU y Trias figurará en el cuarto puesto

El consejero de Economía de la Generalitat, Artur Mas, se afianzó ayer como número dos de la candidatura de Convergència i Unió (CiU) por Barcelona tras un intenso debate en el seno de Convergència sobre la conveniencia de que fuera Xavier Trias quien ocupara este puesto. Al final, el consejero de Presidencia figurará en el cuarto lugar. La confección de la lista, que será aprobada hoy por la ejecutiva del partido, ha dado más de un quebradero de cabeza a la dirección convergente por las presiones de los diversos candidatos por asegurarse un puesto clave de elección.

La cúpula de Convergència Democràtica (CDC) seguía reunida anoche para dar los últimos retoques a la candidatura de las autonómicas con el objetivo de presentarla hoy para su aprobación en la ejecutiva nacional. La decisión de que Artur Mas ocupe finalmente el segundo puesto de la lista le afianza como el virtual sucesor de Jordi Pujol a la vez que le sirve para consolidar su peso dentro del partido con el respaldo amplio de la dirección. Además, siempre es el presidente de la Generalitat el que bendice los 10 primeros puestos de la candidatura, por lo que Mas tiene asegurada la total confianza del mismo. En los últimos días se especuló con la posibilidad de que fuera el consejero de Presidencia, Xavier Trias, quien ocupara el segundo puesto, pero finalmente ha quedado relegado al cuarto. Sin embargo, Trias tendrá que dimitir como parlamentario catalán dentro de tres meses pues ya ha sido nombrado cabeza de lista de CiU para las próximas elecciones generales, que se celebrarán en marzo del 2000. La dirección de CDC ha valorado el hecho de que la militancia no entendería que el candidato número dos presentara su renuncia a los tres meses de resultar elegido, ya que el cargo de parlamentario es incompatible con el de diputado en el Congreso. Trias se irá a Madrid en marzo pese a su total oposición. El consejero confiaba en permanecer en Barcelona y ver revalidada su confianza al frente de algún departamento de la Generalitat. Trias ha perdido dos batallas: se marchará al Congreso de los Diputados y no ha logrado desbancar a Mas del segundo puesto de la candidatura de Barcelona en las autonómicas. La ex consejera de Gobernación, Maria Eugènia Cuenca, ocupará un lugar destacado en la candidatura, pues la dirección de CDC quiere situar a una mujer entre los siete primeros puestos. Este lugar se lo disputaban Maria Eugènia Cuenca y la responsable del Instituto Catalán de la Mujer, Joaquima Alemany. La cúpula de CDC ha tenido que librar una dura batalla interna para cuadrar la lista de Barcelona, hasta el punto de que las candidaturas se modificaban día por día. Existían más candidatos que puestos con garantía de obtener representación parlamentaria, es decir, unos 30 escaños. La pugna más intensa se ha producido entre la dirección y los parlamentarios que no repetirán, como por ejemplo Raimon Escudé, y los distintos responsables comarcales con el fin de asegurar una representación territorial paritaria. Para contrarrestar las presiones, la dirección de CDC optó por blindarse y evitar cualquier fuga sobre los nombres y puestos que ocuparían los candidatos. La confección de la candidatura se ha encargado al secretario general de CDC, Pere Esteve, y al de organización, Felip Puig, bajo la atenta supervisión del propio Jordi Pujol. Los candidatos de Unió La asamblea local de militantes de Unió Democràtica (UDC) de la ciudad de Barcelona eligió anoche a los candidatos que concurrirán en la lista de CiU por Barcelona. La candidatura oficial, encabezada por Joan Rigol y Josep Antoni Dura Lleida, se impuso finalmente, con el 75% de los votos, a la presentada por el sector crítico, que encabezaban Eduard Cardona y Carolina Rodés. La asamblea de ayer fue una de las más concurridas de los últimos años ya que congregó a casi 900 militantes de Barcelona. La lista de Unió y el puesto que ocuparán son los siguientes: Joan Rigol (3º), Josep Antoni Duran Lleida (8º), Jordi Casas (12º), Domènech Sesmilo (16º), Ramon Espadaler (20º), Antoni Castellà (24º) y Josep Lluís Fernández (28º). Tras obtener el 23% del respaldo de la asamblea de Barcelona, Eduard Cardona, candidato del sector crítico, se mostró satisfecho por el resultado y por haber planteado una pugna interna dentro del partido, lo cual, a su juicio, consolida la democracia interna dentro de Unió. Cardona añadió que la votación fue muy reñida porque se enfrentaban a los líderes del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de septiembre de 1999

Más información

  • Dura pugna en el seno de Convergència por el reparto de puestos en la candidatura