FÚTBOL Clasificación para la Eurocopa 2000

La selección sub 21, adelante en la Eurocopa tras ganar a domicilio

José Mari confirmó ayer su imparable racha como goleador en la selección sub 21, sumó su quinto gol en su cuenta particular de esta Eurocopa, y ayudó a España a clasificarse como primera de grupo para la siguiente eliminatoria, previa a la fase final que se disputará ya este verano. José Mari no ha visto puerta este año con el Atlético de Madrid, pero en la selección es otra cosa. Ayer, con el número tres a la espalda, algo inusual, José Mari volvió a demostrar las grandes diferencias que existen entre Austria y España. Iñaki Sáez alineó un equipo inédito. Las bajas por lesión de Sergio y Marchena, le obligó a poner un dúo como Albelda y Velasco en el centro de la zaga. Ambos cumplieron su papel con dignidad. Tardó España en tomarle el ritmo al encuentro. Con el racinguista Ismael y Xavi de medios centro, Farinós y Angulo en las bandas, Gerard actuó por delante y con llegada. Angulo, el nuevo capitán sub 21, y alma de este equipo entró poco en juego y España le echó de menos. Los chicos de Sáez remontaron el vuelo en dos acciones por alto. Gerard y José Mari se fueron arriba y ganaron la espalda a sus rivales casi de forma consecutiva, lo que permitió a España irse al descanso con una clara ventaja (0-2).

AUSTRIA 1

ESPAÑA 2Austria: Mandl; Hiden, Hieblinger, Feldhofer (Stranzl, m. 46), Muhr; Pamminger (Mehlem, m. 70), Pichorner, Plassnegger, Kahraman; Darazs (Standfest, m. 46) y Mair. España: Iker Casillas; Lacruz, Albelda, Velasco, Capdevila; Ismael, Farinós (Toni Velamazán, m. 61), Xavi, Gerard (Gabri, m. 61), Angulo (Luque, m. 75); y José Mari. Goles: 0-1. M. 27. Gerard, de cabeza. 0-2. M. 29. Jose Mari, de cabeza. 1-2. M. 82. Stranzl, también de cabeza. Árbitro: Mikko Vuorela (Finlandia). Mostró cartulina amarilla a Albelda y Muhr. 3.000 personas en el estadio de Herzogenburg.

Austria tuvo miedo siempre. Ni Darazs ni Mair tenían fuelle e Iker Casillas nunca pasó apuros. La sorpresa más grande que se llevó seguro que fue la aparición de un tren de cercanías que pasó por el lateral del campo -pegado al banquillo-, donde estaba ubicada una vía del ferrocarril. Porque en el césped, Austria nunca asustó.

La selección sub 21 pasa a la siguiente fase de la Eurocopa. Luego vendrá una eliminatoria a doble partido, y el ganador jugará la fase final, donde los cuatro primeros clasificados ganarán su pasaporte para los Juegos de Sydney.

Ernst Weber, el técnico de Austria, buscó rápidamente un culpable a la superioridad de España en los balones por alto. Dejó en la caseta en el descanso a Feldhofer, y puso en liza a un gigantón (Stranzl), para apagar los ímpetus de Gerard y de José Mari. Precisamente, Stranzl puso sus centímetros al servicio de Austria para acortar distancias a última hora. En la reanudación, más de los mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de septiembre de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50