Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEVILLA99 El resumen

El triunfo de la vieja guardia

Las grandes estrellas, con Michael Johnson y Maurice Greene a la cabeza, mantuvieron la jerarquía sin demasiados problemas

Sevilla Las estrellas no fallaron el tiro en Sevilla. Por lo visto, en el atletismo cada vez hay menos espacio para el azar. Cuando se recorre la lista de vencedores, prácticamente se produce un pleno de favoritos: Greene, Michael Johnson, Wilson Kipketer, El Guerruj, Hissú, Gebreselasie y Abel Antón vencieron en las pruebas que van de los 100 metros al maratón. Y casi lo mismo sucedió en el resto de las especialidades. Ganó el incombustible Colin Jackson, venció Pedroso, Tarasov dominó en el salto con pértiga. Entre las mujeres, se produjeron algunas sorpresas, pero no tanto como para pensar en la llegada al poder de una nueva generación.Él Mundial volvió a coronar a los estadounidenses. Conquistaron 17 medallas, 11 de ellas de oro. Dos estadounidenses han sido los protagonistas de los Mundiales: Maurice Greene y Michael Johnson. El récord de Johnson en los 400 probablemente le otorgue una victoria a los puntos sobre Greene. Sin embargo, el protagonismo de Greene fue masivo. Comenzó a competir el primer día y sólo se tomó un día de vacaciones. Corrió en diez ocasiones, bajó tres veces de 10 segundos en los 100 metros y se quedó a una centésima del récord mundial. En los 200 metros corrió un tanto contra natura, porque la distancia le viene un poco larga. No importa, venció. Y en el relevo 4x100 tuvo una actuación de primera. Su recta figura entre los mejores momentos de los Mundiales.

Michael Johnson consiguió el único récord del mundo en unos campeonatos pródigos en grandes marcas, tanto en carreras como en lanzamientos. En saltos se bajó el pistón, a la espera de la confirmación de Tarasov como sucesor de Bubka en la pértiga y del duelo que presumiblemente mantendrán Pedroso y Yago Lamela en longitud el próximo año. En el triple, a Jonathan Edwards le desinfló su edad. Ya no tiene la energía necesaria para superar una jornada de casi tres horas y seis intentos. Johnson se resiste al paso del tiempo. En una prueba tan dura como los 400 metros, Johnson hizo una demostración portentosa: batió el récord de Butch Reynolds, el más antiguo entre los vigentes hasta los Campeonatos del Mundo, y lo consiguió con 32 años. De pasó salió de Sevilla con su noveno título mundial, uno por encima de Carl Lewis. Se trata, en definitiva, de un atleta que ya es leyenda. Como El Guerruj. Nunca se ha corrido tan rápido el 1.500 en los Mundiales o Juegos Olímpicos. El Guerruj venció en una carrera que no tiene precedentes, con una liebre (el marroquí Kauch) y sin otra estrategia que acercarse al récord del mundo. La demostración del marroquí lo eleva a la categoría de los inmortales Elliott, Snell y Coe.

Gebreselasie ganó los 10.000 metros como quien lava. Desde Stuttgart 93, no hay nadie que se atreva a cuestionar la hegemonía del diminuto atleta etíope. Para él, los Mundiales le exigen menos sacrificio que cualquiera de las mejores reuniones de verano. En ellas, tiene que combatir contra sus propios récords. En los Mundiales, le basta un último 400 a todo gas para vencer.

Entre los consagrados, no falta Antón, el único maratoniano que ha logrado repetir título en los Mundiales. Reyes Estévez apunta a lo más alto. Tercero en Atenas 97, campeón de Europa el pasado año y tercero en Sevilla. Con la mejor marca de su vida. Sólo cuenta 23 años. El Guerruj parece inalcanzable, pero Estévez piensa otra cosa. El asunto se decidirá en los Juegos de Sydney. Entre las mujeres, Jones comenzó como un trueno, con sus fantásticos 10,70 segundos en los 100 metros. Pero si Greene resistió la paliza de una competición extenuante, Mario se rompió en la semifinal de 200 metros. Hará bien en medir sus esfuerzos o de lo contrario puede pagar unos excesos que comienzan a afectarla en el plano físico.

Inger Miller llegó con poco cartel y tuvo una gran actuación en los 100 y 200 metros. 10,79 segundos y 21,77. Marcas excelentes para una atleta que pondrá en aprietos a Jones en Sydney. Entre las estadounidenses, la veterana Gail Devers salió con otra victoria. Como siempre. Desde Barcelona92, su historial es fabuloso. Se decía que estaba en un declive irremediable. Pues bien, fue quinta en los 100 metros y venció en los 100 vallas con récord estadounidense incluido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999