Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

JOAQUÍN MARTÍN, "QUINI" EDUCADOR DE CALLE "La música puede ayudar a muchos a salir de la marginación"

Cuando Joaquín Martín, Quini, llegó al barrio onubense del Torrejón como educador de calle en 1986, comprobó dos cosas: que era un barrio destripado por la marginación y que la mayoría de los jóvenes tenían una inclinación innata hacia el flamenco. Para sacarlos de las calles y aprovechar su potencial decidió crear un taller, el taller flamenco Los Activos. Diez años después, con paciencia y afán, ha hecho que un puñado de jóvenes estén ahora dándole la vuelta al mundo con sus percusiones flamencas y su fusión de ritmos, y que tengan ya dos discos en el mercado. "La música", dice Martín, "ayuda mucho contra la marginación". Pregunta. Los Activos es un grupo que toca hoy con gente de la talla de Enrique Morente. ¿Cómo surgió aquello? Respuesta. Cuando yo llegué a Huelva para trabajar como educador de calle en el Ayuntamiento, vi que en el Torrejón los chicos tocaban flamenco a cualquier hora y en cualquier sitio. Todo les servía, las farolas, las papeleras. Se me ocurrió que, en lugar de estar por ahí, todos podían unirse para tocar todos los días en un sitio a la misma hora. Era también una forma de potenciar la convivencia entre jóvenes. La música era un pretexto. Ahí empezó todo. Luego, cuando en 1994 nos llamaron para participar en la Bienal de Sevilla, no lo podíamos creer. P. La experiencia ha sido un éxito... R. Sí, a raíz de Los Activos me han llamado de Madrid y Granada para que haga talleres similares en los barrios marginales. P. ¿Ayuda la música contra la marginación? R. Claro que sí. La música puede ayudar a muchos contra la marginación, como cualquier otra actividad en la que la gente pueda desarrollar sus capacidades. Eso es lo que normaliza a las personas. P. Por lo pronto, Los Activos tienen ya el futuro asegurado. R. Toco madera. Pero creo que sí. Tienen, desde luego, la primera finalidad que nos propusimos: la posibilidad de trabajar. P. ¿El taller flamenco sigue funcionando? R. Sí. A la vuelta del verano no sé qué me voy a encontrar, aunque supongo que será otro aluvión de chavales. P. Los Activos, además de ser un grupo de percusiones flamencas formidable, bucean en los ritmos de casi todas las culturas... R. Sí. Es por la necesidad de salir al encuentro de otras músicas, de conocer otras formas de vida. Los músicos están dándole vueltas todo el día para introducir cosas nuevas. Escuchan el disco de un percusionista árabe, ven que pueden tocar como él, y lo hacen. Eso es interesante. La verdad es que nunca dejan de oír otros ritmos, porque todos pueden aportar algo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999