Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aclara que está "absolutamente dispuesto" a reanudar los contactos con ETA

Arzalluz acusa a Aznar de inmovilismo

El Gobierno "está absolutamente dispuesto" a mantener nuevos contactos con ETA. El Ejecutivo responde así a la banda terrorista, que el jueves dio por "suspendida" una segunda reunión con representantes del Gobierno sin cerrar la puerta a futuros encuentros. Para el ministro portavoz, Josep Piqué, el aparente parón en el proceso de paz se ha debido a que el proyecto nacionalista vasco basado en el Pacto de Lizarra ha fracasado y ETA necesita tiempo para digerir lo ocurrido y para diseñar nuevas estrategias.

El primer Consejo de Ministros tras las vacaciones estuvo dedicado en buena parte al análisis del proceso de paz. El miércoles, Aznar culpó a ETA de que se hubiera producido un estancamiento. El jueves, ETA argumentaba que la indiscreción del Gobierno tras el primer encuentro había impedido el segundo. Para Piqué, esas razones son "de consumo interno". El motivo real, dijo, es que no cuaja el proyecto político que arropa la tregua de ETA porque los resultados de las elecciones municipales lo han hecho inviable. Pero, lejos de dramatizar, el Gobierno insiste en que el proceso es "esperanzador" y reafirma su compromiso de aprovechar esta "oportunidad para la paz". Es más, Piqué fue ayer más crítico con HB, que también suspendió un encuentro con el Gobierno en enero, que con ETA. Se mostró comprensivo cuando dijo que la banda necesita tiempo, pero usó un tono duro al exigir a HB que deje "de coaccionar las libertades de los ciudadanos". "Que no justifique la violencia", insistió. Quien sí echó mano de su tono más áspero fue el líder del PNV, Xabier Arzalluz, que acusó a Aznar de no hacer nada por la paz pese a los 14 meses transcurridos sin asesinatos de ETA. Arzalluz no es pesimista sobre la evolución del proceso, pero sí "por lo que haga Aznar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de agosto de 1999