Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EL PUNTO 'G' DE ISABEL ALLENDE

Río de Janeiro

La escritora chilena Isabel Allende está convencida de que el llamado punto G está en los oídos de la mujer, y que el hombre "pierde el tiempo cuando lo busca en otro lugar". "Una cosa que toda mujer celebra y aprecia es la palabra. Que le digan al oído palabras de amor. No hay estimulante sexual ni romántico más fuerte", dijo la autora de La Casa de los espíritus en una entrevista que la versión brasileña de la revista Playboy publica en su última edición. "Otra cosa importante" que los hombres también deben aprender a conocer es la geografía del cuerpo de la mujer, según Allende. "El hombre no sabe tocar (...). Las mujeres no son todas iguales y lo que funcionó con una no necesariamente funciona con la otra". Para la escritora, "una mujer satisfecha en la cama no lo está apenas en el plano sexual. Ella se siente considerada como un ser humano, que complementa a otro, que hay complicidad, diálogo, desafío intelectual". Por ello, la sexualidad, según la experiencia que ha acumulado a sus 57 años la autora de Afrodita, es un juego muy complicado en el que el hombre debe entender que el "gran órgano sexual es la mente". El sexo, el amor y la sensualidad son apenas tres de los asuntos que la escritora, que se dice ex periodista, trata en su larga entrevista con humor e irreverencia, y entrelaza sin aparente orden, pero con mucha convicción. Cuando le preguntan sobre política, sus opiniones parecen atadas a los recuerdos del derrocamiento, el 11 de septiembre de 1973, de su tío, el presidente Salvador Allende, y llegan a un punto de ebullición al escuchar el nombre del general Augusto Pinochet. Isabel Allende, que desde hace 25 años reside en Estados Unidos, también recuerda en la entrevista el día en que el premio Nobel de literatura de 1971, Pablo Neruda (1904-1973), con un discurso muy particular, la invitó a abandonar el periodismo y a aprovechar sus "aptitudes" para escribir libros.- EF,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de agosto de 1999