Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estrella, Van den Hoogenband, consigue seis medallas de oro

Pieter Van den Hoogenband, un holandés, es el nuevo rey de la natación. Los Europeos de Estambul pasarán a la historia como los del gran relevo. Alexander Popov, el zar ruso, ha caído con estrépito. El rey de la velocidad mundial se ha ido sin ningún título y su sucesor, hijo del médico de la federación y del PSV Eindhoven, ha ganado seis. Hubiera podido lograr siete, al estilo de Mark Spitz en los JJOO de Múnich 72, pero no pudo porque se adelantó en la salida el primer relevista de su país en el 4x200 libres. Van den Hoogenband ha ganado cuatro pruebas individuales, los 50, 100 y 200 libres, y los 50 mariposa, y los dos relevos restantes, los 4x100 libres y los 4x100 estilos. Toda una exhibición. Ayer, la penúltima fue en 50 libres, donde volvió a salir por detrás de Popov (que saca más ventaja de su mayor estatura en el salto inicial), pero a los 25 metros ya estaba en cabeza y ganó con 22.02 segundos. El ruso, con 22.32 perdió incluso la plata ante el potente italiano Vismara, 22.21. Y el último asombro vino en el último relevo de 4x100 estilos. Saltó al agua a más de un segundo de la cabeza de carrera, que tenía Alemania, y en el primer largo ya rebajó la diferencia a 60 centésimas. Sus últimos 50 metros fueron extraordinarios. Holanda ganó con 3.39.52, superando por 63 centésimas a Alemania. Van den Hoogenband le sacó al relevista germano 1.23 segundos en una sola piscina. La gran lucha de los campeonatos en la natación de piscina fue entre Alemania y Holanda. Rusia se salvó con los saltos, la natación sincronizada y la de larga distancia. Los germanos perdieron también ayer el relevo femenino de 4x100 estilos ante Suecia. Inge de Bruijn ganó en los 50 libres su segundo oro y acabó de confirmar a Holanda. La revelación fue Rumania, con nadadoras como Camila Protec, reciente júnior, y que tras ganar los 200 libres se impuso ayer en los 400.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de agosto de 1999