El Supremo reabre el caso del doble asesinato del bar Snoopy

El Tribunal Supremo ha anulado la sentencia por la que la Audiencia de Barcelona exculpó al ex policía José Gilart Navarra del doble crimen cometido en el bar Snoopy de Barcelona, donde en diciembre de 1993 fueron presuntamente asesinados el propietario del local, Clemente Viñas, y el funcionario de la Seguridad Social Francisco Sáenz. Los cadáveres de ambos nunca han sido encontrados. Viñas le venía reclamando a Gilart el pago de abultadas deudas por alquileres impagados; Sáenz le urgía el pago de un elevada deuda a la Seguridad Social. El Tribunal Supremo, en su resolución, según informaba ayer El Periódico de Catalunya, considera que no se produjo ninguna irregularidad en la recogida de restos de sangre de las víctimas en el sótano del bar Snoopy, argumento que fue utilizado por la Sala Octava de la Audiencia para anular esta prueba, determinante para incriminar a Gilart, un ex agente de la escala básica del Cuerpo Nacional de Policía expulsado de ésta por numerosas irregularidades. En su sentencia, la Audiencia indicaba que los restos de sangre de los desaparecidos fueron encontrados en un local, el bar Snoopy, "que debe ser conceptuado como domicilio, gozando de inviolabilidad", tesis que no es compartida por el Tribunal Supremo, que considera que el sótano del bar no tiene carácter de domicilio privado y que no era necesaria una autorización judicial para recoger los restos de las dos víctimas. El Tribunal Supremo argumenta que en el sótano "la única intimidad que pudiera resultar desvelada sería la actividad, medios y restos de la muerte de dos personas". Nueva sentencia o juicio Con estas argumentaciones, el Supremo ha anulado la sentencia de la Sala Octava y ha resuelto que se dicte una nueva sentencia o que se celebre un nuevo juicio en otra sala de la Audiencia de Barcelona. La celebración de un nuevo juicio contra Gilart es prácticamente imposible, ya que desde mayo del año pasado se encuentra en estado vegetativo, tetrapléjico y mudo, y casi totalmente paralizado, después de que un delincuente le disparara un tiro que le afectó a la columna vertebral. El 13 de mayo de 1998, Gilart estaba atendiendo en la barra de un bar-granja que regentaba en en barrio de Les Corts de Barcelona cuando entró una persona y, tras pedirle cambio, le pegó un tiro en lo que al parecer fue un ajuste de cuentas por cuestiones de droga. Por otro lado, Santiago raposo, el presidente de la sala de la Audiencia Provincial que juzgó a Gilart se encuentra suspendido por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), máximo órgano de gobierno de los jueces, después de que el fiscal lo acusara de prevaricación tras otra polémica decisión por la que archivó un presunto delito fiscal del ex director de Casinos de Catalunya, Jaime Sentís.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS