Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a un año y nueve meses de cárcel por abusar de dos niñas

La Sección XV de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a un hombre a un año y nueve meses de prisión por abusar sexualmente de dos hermanas, de 7 y 11 años, a cambio de pequeñas sumas de dinero, en Valdaracete (640 habitantes). Otros dos ancianos del municipio fueron juzgados por los mismos hechos, pero el juez les absuelve por falta de pruebas. Según la sentencia, el suceso ocurrió durante el verano de 1996. El condenado, Clemente B.E., de 79 años, invitó a las dos menores a que le acompañaran a un garaje de su propiedad ofreciéndoles dinero a cambio. Dentro del garaje, el inculpado consiguió que ambas menores le tocaran el pene mientras él les acariciaba las zonas íntimas. Repitió la misma acción con la mayor de las dos hermanas en otras dos ocasiones.El fiscal había pedido una condena de cinco años de cárcel para Clemente, al que acusó de un delito de prostitución de menores. "Sin embargo, estimamos", afirma la sentencia, "que, siguiendo un criterio arraigado en la jurisprudencia, no todo acto libidinoso ejecutado con una menor abonando a cambio una suma de dinero debe considerarse como delito de prostitución".

Respecto a la cuantía de las penas, el tribunal tiene en cuenta "las circunstancias personales del imputado, persona que tiene 79 años de edad y que está muy deteriorado físicamente", por lo que impone las condenas en su grado mínimo. Clemente ha sido condenado a un año y tres meses de prisión por un delito continuado de abusos sexuales contra la mayor de las dos niñas, y a otros seis meses por el delito de abusos sexuales contra la más pequeña. Además, indemnizará a las menores con 500.000 y 100.000 pesetas, respectivamente.

En su día, la jefa de estudios del colegio de Valdaracete emitió una carta de protesta contra los imputados por los presuntos abusos, acompañada de firmas de vecinos del pueblo. Sin embargo, los vecinos del pueblo que declararon en el juicio manifestaron que se sorprendieron cuando les comunicaron la identidad de los tres ancianos acusados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de julio de 1999