Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras de la "nueva Castellana" no superarán los 150.000 millones

Los costes de las infraestructuras necesarias para prolongar el paseo de la Castellana dos kilómetros y medio para que llegue hasta la M-40 se mantendrán en los 150.000 millones de pesetas estimados el verano pasado. Así al menos lo acordó el Consejo Rector del Consorcio de la Operación Chamartín tras comprobar que se mantienen los costes estimados para recubrir las vías de Renfe y la remodelación del nudo norte, situado junto al hospital La Paz (donde coinciden la M-30 y la carretera de Colmenar) y del futuro nudo supernorte o de Fuencarral (justamente el que rematará el enlace entre el paseo de la Castellana y la M-40). En la reunión, celebrada ayer, la sociedad Dutch, creada por Argentaria para llevar adelante esa operación urbanística, entregó el primer borrador del proyecto y los datos sobre el planeamiento de esta zona, que se analizará en la próxima reunión, prevista para la semana que viene. En la primera reunión tras las elecciones municipales y autonómicas se detallaron las soluciones técnicas definitivas que se darán a los citados nudos (para el nudo norte, por ejemplo, se han estudiado 21 alternativas distintas), sin que su coste varíe respecto al que se planteó en un primer momento, así como la situación del informe que se está realizando sobre la protección que tendrán los pilares que sujetarán la cubierta de las vías férreas para protegerlos de los posibles impactos por un descarrilamiento de trenes. Privados El coste final de esta operación, de 150.000 millones de pesetas, será asumido íntegramente por los agentes privados que financiarán esa cantidad con las plusvalías que genere la operación. La Comunidad, que ostenta actualmente la presidencia del consejo rector, y el Ayuntamiento, que asumirá ese cargo en septiembre, han pactado un aumento de la edificabilidad para ayudar a financiar esos costes. Además del enterramiento de las vías de Renfe hay que trasladar los depósitos del Canal de Isabel II.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 1999