INCENDIOS

La superficie quemada se triplica en el primer semestre del año

El fuego ha calcinado en el primer semestre del año el triple de hectáreas de montes valencianos que en el mismo periodo de 1998, según los datos de la Consejería de Medio Ambiente. Frente a las exiguas 372 hectáreas que se quemaron en los seis primeros meses del año pasado, este año las llamas han reducido a cenizas un total de 1.311 hectáreas. Casi la mitad de estos bosques ardieron en los dos siniestros más virulentos del año, los de Cabanes y Tuéjar.

Más información

Los expertos en la lucha contra el fuego de la Administración autonómica atribuyen el aumento de la siniestralidad que se ha registrado en los montes a la sequía y advierten que las cifras aún son muy bajas con respecto a las miles de hectáreas que ardieron anualmente entre 1991 y 1994. Pero las cifras revelan que la eficacia de la Generalitat en la extinción de los incendios se ha reducido a la mitad. En el primer semestre de 1998, ardieron una media de 2,12 hectáreas por incendio. Y este año cada siniestro se ha llevado por delante una media de cuatro hectáreas de superficie forestal. Las negligencias han vuelto a ser, al igual que en 1998, la principal causa de los incendios: 139 de los 327 fuegos se iniciaron por imprudencias. Una cifra que se incrementará cuando se esclarezca el origen del medio centenar de siniestros que aún se están investigando. Los expertos tienen que determinar si estos incendios, causados por la mano del hombre, se iniciaron de forma intencionada o por una negligencia. Fuego intencionado A falta de esta investigación, este semestre se han contabilizado ya 85 incendios intencionados, el doble que el año anterior (40). Destaca la regularidad con la que actúan estos incendiarios: salvo en los meses de enero y marzo en los que provocaron ocho y nueve fuegos, respectivamente, el resto de meses mantuvieron una media de una quincena de incendios mensuales. También se han duplicado los fuegos originados por rayos, que pasan de 18 a 45. Abril ha sido con una enorme diferencia el mes más fatídico para los montes valencianos, en el que ardieron cerca del 60% de las hectáreas calcinadas en todo el semestre. Ese mes se quemaron 783 hectáreas, de las que 440 -según las cifras oficiales que aportó la Consejería de Presidencia de la Generalitat- quedaron arrasadas en el incendio de Cabanes (La Plana Alta), que amenazó el paraje natural del Desierto de las Palmas. A gran distancia le siguen las 281 hectáreas quemadas en el mes de junio (194 en el fuego de Tuéjar), las 96 de marzo o las 94 de febrero. En cambio, los meses más favorables han sido enero (28 hectáreas) y mayo (29). Una situación muy diferente a la del primer semestre del año pasado: ningún mes superó las 200 hectáreas afectadas. 200 se quemaron en enero, 88 en abril, 52 en junio y menos de una quincena en febrero, marzo y mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de julio de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50