GOLF - OPEN BRITÁNICO

Carnoustie sigue devastador

Adiós anticipado de Sergio García y José María Olazábal

Sin piedad. Azuzada por el viento del mar del Norte, la bestia de Carnoustie siguió cobrándose víctimas ilustres en la segunda jornada del Open Británico de golf, y aunque permitió efímeras alegrías a media docena de jugadores, sólo seis de entre los más de 150 que empezaron a jugar, capaces de doblegar su par de 71, fue implacable con las esperanzas españolas, depositadas mayormente en Sergio García, el joven fenómeno de Castellón, y en José María Olazábal, el sólido guipuzcoano, ganador de dos chaquetas verdes en Augusta. Ambos, al igual que Jiménez, Ballesteros y Linhart, debieron adelantar un par de días sus reservas aéreas y dejar, sin poder pasar el corte, las tierras escocesas.Sólo Miguel Ángel Martín (+8) y Santiago Luna (+10) siguen en acción en un torneo en el que el sorprendente primer líder, el cuidador de greenes australiano Pampling terminó con un +15 que también le elimina, y en el que los adosados y el buen juego colocaron de líder al veterano francés Jean Van de Velde (+1). Dos de los verdaderos pesos pesados del golf, Tiger Woods y Greg Norman, empezaron a tomar posiciones en el marcador y ya son cuartos, a tres golpes del francés, cuya única victoria profesional ha sido el Masters de Roma 1993.

Clasificación

Segunda jornada. 1º. Van de Velde (Francia) 143 (75-68). 2º. Cabrera (Argentina) 144 (75-69). 3º. Parnevik (Suecia) 145 (74-71). 4º. Tiger Woods (EEUU) 146 (74-72). 5º. Norman (Australia) 146 (76-70). 6º. Sjoland (Suecia) 146 (74-72). 7º. Watts (EEUU) 147 (74-73). 8º.Hughes (Australia) 147 (76-71). 9º. Leonard (EEUU) 147 (73-74). 10º. Mattiace (EEUU) 147 (73-74). 11º. Lawrie (Escocia) 147 (73-74). 12º. Love (EEUU) 148 (74-74). 13º. Langer (Alemania) 149 (72-77). 14º. Miguel Angel Martín 150 (74-76). 15º. Montgomerie (Escoacia) 150 (74-76). 16º. Ian Woosnam (Gales) 150 (76-74). 17º. Els (Suráfrica) 150 (74-76). 18º. Westwood (Inglaterra) 151 (76-75. 19º. Price (Zimbabue) 151 (77-74). 20º. Santiago Luna 152 (78-74). 21º.Stewart (EEUU) 152 (79-73). 22º. Duval (EEUU) 154 (79-75).

Hay que remontarse a 1968, y también al escenario de Carnoustie, que vivió aquel año el triunfo del surafricano Gary Player, para encontrarse un líder en el jugador del Open con más golpes que los 143 que marca Van de Velde. Y como en aquel entonces, el viento fue ayer el factor que convirtió en imposible el ya de por sí dificilísimo campo escocés. Como el jueves, en el primer día de torneo, el viento fue sólo brisa agradable en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde y huracán en las centrales del día, entre las doce y las cuatro. En todo caso, incluso pudo haber habido menos brisa que el jueves. Ello se tradujo en que el campo hizo un golpe de menos que el día anterior. Si en la primera jornada la media de los participantes fue de 78,3 golpes, ayer se quedó en 77,02. Y como el día anterior, los larguísimos tres últimos hoyos fueron los que marcaron las diferencias.

Norman, de nuevo arriba

Al australiano Greg Norman, por ejemplo, le afeó una estupenda tarjeta, un triple bogey en el 17, el del doble meandro del Barry Burns. Y a pesar del espectacular tropiezo, Norman, que vuelve a estar arriba en un grande, pudo con el par de campo. Y hasta hizo gala de su magnífico sentido del humor. "¿Quieren saber cómo conseguir que todos los jugadores parezcamos un atajo de idiotas? Simplemente deben hacer soplar el viento a 60 por hora en Carnoustie y soltarnos a dar bolas". A Tiger Woods, dos bogeys en el trío fatídico, le supusieron subirse al +1 en el día para un global de +4. Al contrario que a Van de Velde, quien se marcó dos birdies entre el 15 y el 18.El jugador francés jugó de una forma extraordinaria precisamente en el momento en que más soplaba el viento y basó su sorprendente tarjeta de 68 golpes (-3) en su magnífico día con el putt: Van de Velde fue el mejor en las dos estadísticas, la del número de putts y la del porcentaje de putts en greens alcanzados en regulación. También pudieron con el terrible campo el norteamericano Mark Brooks, el argentino Ángel Cabrera, el italiano Constantino Rocca y el surafricano David Frost.

Exceptuando a Miguel Ángel Martín y Santiago Luna, los españoles estuvieron muy mal. "No hay excusas", dijo Olazábal tras entregar una tarjeta de 79 golpes (+8) que elevan sus dos primeros días a 157 (+16). "El jueves le di bien a la bola y no tuve buenos resultados; y hoy [por ayer] le he dado mal y también he sacado un mal resultado".

Para Sergio García continuó la dura lección iniciada el jueves. El chaval de Castellón fue incapaz de rectificar su mala jornada inicial y terminó el día con +12, para un total de +30. Aunque él esperaba mejorar más, debe de ser positivo y pensar que de lo malo siempre se aprende algo. Tiene por delante bastante tiempo de reflexión para hacer algo positivo de su experiencia en el Open y seguir adelante con su progresión.

Finalmente, el corte estuvo en un elevadísimo +12, lo que le permitió salvar los muebles al publicitado norteamericano David Duval, pero no al campeón saliente, su compatriota Mark O"Meara (+16).

Más de 40 jugadores anduvieron por encima de los 80 golpes. Menos todavía que los 55 del primer día, pero un dato espeluznante aun así, un dato para reflexionar y llegar a la conclusión de que a este campo no se le va a ganar en el global del torneo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS