Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Té, amor y una floristería

Dice Isabel Gardela que Tomándote, su primer largometraje, es "una historia de amor". Un romance entre Gabi, escritora de 28 años, y Jalil, un indio de religión musulmana que trabaja de florista. El filme, cuyo rodaje acabó hace unos días en Barcelona, está protagonizado por Núria Prims (Historias del Kronen, Un cuerpo en el bosque, Los años bárbaros, Saïd), en el papel de la novelista, y Zach Qureshi -actor paquistaní de nacionalidad británica-, en el de su enamorado. Gardela, que debutó en el cine hace un par de años con un corto del filme El dominio de los sentidos, en el que participaron cinco mujeres, jóvenes promesas de la dirección, no duda en calificar Tomándote de "comedia dulce, con encanto". "En ella", añade, "apelo a la inteligencia del espectador". El primer guiño al público está en la polisemia del propio título. Si al leerlo se descansa en la penúltima sílaba, el sentido cambia por completo. La directora, sin embargo, no sólo juega con las palabras y el guión -que también firma-, sino que lo hace incluso con el reparto, donde figuran como secundarios famosos que no se dedican habitualmente a la interpretación. Ejemplos: la escritora Lucía Etxebarria -en realidad, el personaje principal está inspirado en ella-; el periodista Xavier Graset (El món s"acaba, Catalunya Ràdio; Sense títol y Aquest any, cent!, TV-3); Javier Cárdenas, el reportero caradura de los programas televisivos de Alfons Arús; el argentino Carlos Orellana, famoso por su relación sentimental con la cantante Rosario; la cantante Txell Sust, y la modelo Mònica van Campen. ¿No es arriesgado echar mano de profanos, aunque sea para papeles cortos? Gardela lo niega. "¡Qué va!", responde, "a mí, me divierte que no sean actores, y además juego con la ilusión que les hace a ellos intervenir en la película". "Por otra parte", añade, "aunque, por ahora, ninguno se dedica a la interpretación, podrían hacerlo perfectamente. La verdad es que actúan muy bien". La trama arranca cuando Gabi regresa a su ciudad, Barcelona, desde Madrid. Acaba de ganar un premio literario erótico. Entre los asistentes a la velada literaria, corre el rumor de que la novelista ha obtenido el galardón a cambio de favores sexuales. La joven, despechada, abandona la rueda de prensa y se instala en casa de su amiga Raquel (Txell Sust). Al lado hay una floristería que abre de noche donde trabaja Jalil, guapo y exótico. Se conocen. Se enamoran. Gardela explica que inicialmente pensó en alguien mayor que Núria Prims para recrear a Gabi, pero que cuando se imaginó a la actriz en el personaje se dio cuenta de que era la mujer ideal para sacarlo. En cuanto al protagonista masculino, prosigue la directora, la búsqueda fue ardua. "Quería un actor indio o paquistaní, pero era muy importante para mí que fuese musulmán. Además, tenía que hablar en castellano medio mal, como lo hace Jalil. Así que me eché a la calle y no veas la de jóvenes con pinta asiática que paré para proponerles el papel. A unos no les interesaba, otros no me acababan de convencer. Al final, por casualidad, a través de una agencia de actores, encontré a Zach. Acababa de llegar de Londres y reunía todos los requisitos", cuenta Gardela. En el filme, producido por Kilimanjaro, con un presupuesto de 90 millones de pesetas, intervienen también Olalla Moreno (hermana de Gabi) y Teresa Gimpera (madre de la protagonista).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 1999