Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ratifica la expulsión de dos guardias por un falso aviso de bomba

Las Palmas

El Tribunal Supremo ha confirmado la expulsión de dos agentes de la Guardia Civil por falta muy grave al protagonizar un falso aviso de bomba, que supuestamente estaba situada en las instalaciones del aeropuerto de Gran Canaria, con la intención de colaborar con los vigilantes jurados que se encontraban en huelga, según una sentencia de la Sala de lo Militar conocida ayer. José Rodero Pérez, cabo primero del Grupo de Desactivación de Explosivos con destino en el Aeropuerto de Gran Canaria, y el guardia civil Rafael Matilla Augusto efectuaron el 8 de abril de 1995 una llamada anónima al diario Canarias 7 simulando pertenecer a un grupo terrorista en la que alertaban de la colocación de una bomba en el aeropuerto.

El cabo leyó un breve mensaje: "Escuche atentamente. A las 13.00 horas va a explotar una bomba en el terminal nuevo de facturación del aeropuerto". La intención de estos dos guardias civiles era colaborar en la resolución de un conflicto laboral en el que se encontraban los vigilantes jurados del aeropuerto, que estaban en huelga.

Los guardias, tras la llamada, "asistieron al incidente que tal llamada provocó a sabiendas de la falsedad de la misma" y, aunque eran conscientes de la falsedad del aviso, "fingieron realizar las operaciones" propias de su función.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de junio de 1999