_
_
_
_
ELECCIONES 13-J

De Palacio y Díez se cruzan duros ataques sobre la política social y de empleo de sus partidos

Luis R. Aizpeolea

La cabeza de la lista europea del PP, Loyola de Palacio, y la del PSOE, Rosa Díez, se lanzaron ayer duros ataques sobre la política social y de empleo en el segundo y último debate televisado en esta campaña electoral de los números uno de los seis principales partidos. De Palacio alabó la creación de empleo en la etapa del Gobierno del PP y Díez le replicó que el programa social europeo de esa formación no se ajusta a la política de su Ejecutivo en España, "caracterizada por la desigualdad". El gran ausente del programa de TVE fue el escándalo de lino, que había centrado el primer debate en Tele 5.

, Rosa Díez trató, igual que en el anterior debate, de buscar el cara a cara con Loyola de Palacio desde su comienzo obviando a los demás candidatos: Alonso Puerta, de Izquierda Unida (IU); Pere Esteve, de CiU; Josu Ortuondo, del PNV, e Isidoro Sánchez, de Coalición Canaria (CC). Lo logró en la primera parte del debate, en la discusión de las políticas sociales y de empleo. Díez intervino antes que su rival y entró en tromba aprovechando las acusaciones de Loyola de Palacio y "la derecha en general" de la carencia programática del PSOE, formuladas durante toda la campaña, para tratar de apuntarse el tanto de la coincidencia de los programas socialistas con los de la mayoría de los gobiernos europeos. "Tenemos un programa con 21 compromisos que, además de firmarlo yo lo han firmado el presidente francés, Lionel Jospin, el presidente italiano [Massimo] D"Alema, el británico Tony Blair, el alemán [Gerhard] Schröder, todos los socialistas europeos, la mayor parte de los jefes de Estado de lo que hoy es la Unión Europea, con los que José María Aznar hace todo lo posible por sacarse fotografías". Loyola de Palacio trató de parar como pudo el primer ataque de su rival. Reclamó a Rosa Díez que "no se adjudique nadie el monopolio de la construcción europea" porque "el PP europeo está desde el principio". Recordó que fue un miembro del PP, Marcelino Oreja, siendo ministro de Exteriores con la UCD, quien pidió el ingreso de España en la Unión Europea. Que fue José María Aznar quien introdujo a España en el euro. Y, tras admitir que "los socialistas tienen un programa que es el Manifiesto ese general", recalcó que "a España le dedican escasamente 46 líneas". La candidata del PP llevó el debate, a continuación, al terreno del empleo, con una exhibición de cifras laudatorias para el Gobierno que atribuyó a la política de Aznar. "Hemos dejado de ser fuente de paro, en la etapa socialista, a que España genere el 50% del empleo en la Unión Europea en este momento". "El balance es muy claro: 13 años de Gobierno socialista, un millón y medio de parados más; tres años de Gobierno popular, 1.200.000 puestos de trabajo más". Díez eludió las cifras en su respuesta, pero recordó que "España es el país que más paro tiene en la UE". Centró su contraataque en el contraste entre el programa social europeo que ha suscrito el PP y la política de su Ejecutivo en España. "Quiero decir a Loyola de Palacio que es justo lo contrario de lo que ha hecho el Gobierno en España. ¿Sabe usted que su Gobierno ha sido el único de los Quince que ha vetado la participación de los trabajadores en las sociedades europeas? Pero en su programa dicen justo lo contrario. ¿Sabe usted que en su programa europeo defienden el mantenimiento en el Parlamento Europeo de una Comisión de Derechos de la Mujer?. ¿Sabe usted lo que han hecho sus alcaldes y sus presidentes de las comunidades autónomas en cuanto han llegado al poder en España? ¿Cómo es posible que Madrid sea la única capital europea que no tiene un plan de igualdad de oportunidades para hombre y mujer? ¿Sabe usted que en tres años de Gobierno del PP han disminuido en 200.000 el número de becas universitarias y no universitarias?".

La herencia socialista

Loyola de Palacio, que durante el debate abandonó el tono despectivo hacia su rival del encuentro anterior, encajó el golpe. No respondió a los ataques de Rosa Díez. Se atrincheró en el regreso a su intervención inicial, con un duro contraataque: "¿No es verdad que los gobiernos socialistas hicieron un millón y medio de parados más? ¿No es verdad que el Gobierno del PP ha creado 1.200.000 puestos de trabajo más? ¿No es verdad que al Gobierno socialista le hicieron varias huelgas generales?". Alonso Puerta, de IU, terció en el debate para señalar que "España sigue siendo la campeona del paro, con una tasa superior al 17%, con muchos empleos precarios, cuando la UE tiene un 10% de paro". Pere Esteve, de CiU, admitió que "la evolución es positiva", pero reseñó que "el paro es muy alto". "No discutan ustedes, señores del PP y PSOE, porque nuestra fuerza, que es de apoyo para los dos, ha hecho más que ustedes", añadió. Josu Ortuondo, del PNV, acentuó que "los jóvenes corren el gran riesgo de ser los autoexcluidos de Europa". El debate sobre la intervención de la OTAN en Yugoslavia dio paso a los nacionalistas. Esteve se quejó de que se culpe a los nacionalistas de la guerra. "La culpa de lo de Yugoslavia es de los Estados, no es de los nacionalismos". Ortuondo dijo que "Milosevic no es nacionalista. Es socialdemócrata". Alonso Puerta evitó como pudo el abrazo del oso que le quiso otorgar De Palacio con una alabanza a la política agrícola de IU en Europa. Puerta le cortó y le dijo: "Yo quiero hablar desde mi experiencia y desde la izquierda". Al final, De Palacio pidió el voto para quienes "van a defender mejor los intereses de España en Europa". Díez, que la había precedido, lo había pedido para "ser capaces de globalizar el modelo social" en Europa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_