Las empresas familiares apuestan por una mayor presencia en el exterior

Las empresas familiares andan a la búsqueda de una receta que les permita preservar su identidad social en una economía que se ha quedado sin fronteras. En el VI Encuentro sobre Política Económica, organizado por el Instituto de la Empresa Familiar en Sevilla, algunos de sus representantes más exitosos coincidieron ayer en alentar una mayor presencia de estas firmas en el exterior para garantizar un crecimiento más basado en la rentabilidad que en el tamaño.

"Globalización" fue la palabra más mentada en el foro convocado por el Instituto de la Empresa Familiar, que aglutina 106 firmas nacionales, cuyos datos (5,6 billones de pesetas en facturación, 200.000 empleados) avalaron la afirmación del presidente de Argentaria, Francisco González, en la apertura del encuentro: "La empresa familiar es el auténtico motor de la economía española".Los propietarios de algunas de las firmas familiares de mayor envergadura discutieron, en una mesa redonda, estrategias de adquisición de dimensión en el "entorno globalizado". El presidente de Campofrío, Pedro Ballvé, señaló "el crecimiento rentable" como objetivo prioritario en la gestión actual de las empresas familiares, frente a la lucha por la reducción de costes -"a costa, incluso, del tamaño de las empresas", recordó-, que imperó en la década de los ochenta. Sus compañeros de mesa recalcaron la importancia de la apertura al exterior en su desarrollo reciente. "No debemos tener complejos al salir a otros mercados", indicó Rafael del Pino, vicepresidente del Grupo Ferrovial, quien resaltó las últimas adquisiciones de la constructora de carreteras de Chile y Canadá.

Productos maduros

"El 50% de nuestra negocio lo realizamos ya fuera de España", aseguró el copresidente de la firma de ingeniería Abengoa, SA, Javier Benjumea. Eso sí, Benjumea coincidió con los otros ponentes en que los negocios en el exterior deben realizarse "con productos maduros, que ya se conocen bien", y dejar los proyectos nuevos -"que pueden ser la base de la empresa en el futuro", según Ballvé- para el mercado nacional.El buen desempeño de las firmas familiares en el ámbito internacional también fue reseñado por el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, en la inauguración del VI encuentro. "Han demostrado que pueden usar su agilidad y flexibilidad frente al paso de elefante de las multinacionales", dijo Chaves, quien aprovechó la ocasión para pedir al presidente del Instituto de la Empresa Familar, Rafael del Pino (máximo responsable de Ferrovial), que contribuya a "desterrar la imagen de la Andalucía subsidiada, que ya no se corresponde con la realidad económica".

Los empresarios familiares se mostraron más tibios ante la posibilidad de ganar dimensión con fusiones y alianzas con otras firmas. "Hace falta cierto tamaño para competir en el mercado globalizado", admitió el presidente de Campofrío. "Más que el tamaño importa la rentabilidad", acotó el vicepresidente de Ferrovial, quien invocó "incertidumbres en la compra" y "dudas en la capacidad para gestionar activos" desconocidos para explicar sus reticencias a operaciones internacionales de concentración.

"Hasta ahora, nos hemos basado en un crecimiento interno propio", indicó el copresidente de Abengoa, que inmediatamente se curó en salud: "Todas las estrategias son revisables". Emilio Cuatrecasas, director de la firma de abogados del mismo nombre (que, junto a Argentaria, patrocina la reunión) matizó que, en todo caso, las compañías que cotizan en Bolsa tienen más facilidades para afrontar procesos de fusión.

El director del Instituto de la Empresa Familiar, Fernando Casado, que intervendrá hoy en el foro, defendió también la incorporación de firmas familiares al mercado bursátil para buscar nuevas fuentes de financiación y abogó por ampliar la flexibilidad del mercado laboral nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de junio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50