Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU, el mundo de la cultura y el poeta John Donne

El mundo de la cultura tenía cita ayer en la sede de la Fundación Ramon Trias Fargas, en Barcelona, donde los candidatos de Convergència i Unió (CiU) Joaquim Molins y Pere Esteve exponían sus propuestas culturales para la ciudad y para Europa, respectivamente. Pero en la repleta sede de la fundación, el mundo de la cultura quedó prácticamente reducido a una representación, notablemente nutrida, de directores generales y otros cargos del Departamento de Cultura de la Generalitat. Con suma puntualidad, acudieron a la cita el consejero Joan Maria Pujals; el director general de Promoción Cultural, Vicenç Villatoro; el de Comunicación y Difusión, Carles Duarte, y el de Política Lingüística, Lluís Jou, quien recibió un espaldarazo de los candidatos con sus constantes referencias al poder de la lengua como herramienta de "autorreconocimiento" para un país. Tampoco denegaron la invitación la directora de la Filmoteca de Cataluña, la televisiva Natàlia Molero, ni Vinyet Panyella, la poetisa diputada de CiU, ni el escritor y director del Institut d"Estudis de la Mediterrània, Baltasar Porcel. El acontecimiento logró reunir a dos ex consejeros de cultura: Joan Guitart, hoy presidente de la Fundación Ramon Trias Fargas, y Max Canher, que fue candidato de Esquerra Republicana (ERC) en las últimas elecciones europeas. No hubo debate tras las intervenciones de los candidatos, que fueron precedidas por un breve parlamento de Joan Maria Pujals. De hecho, la discusión, que habría sido fructífera si el mundo de la cultura hubiese estado ampliamente representado en la sala, no se echó en falta. Las intervenciones de Molins y de Esteve fueron bendecidas y aplaudidas por la audiencia, especialmente la de este último, quien, más acorde con la situación, sorprendió con un discurso literario en el que menudearon citas de Hemingway y John Donne. Unos versos del poeta Donne, escritos hace 400 años, sirvieron al candidato Esteve para sintetizar su idea de Europa y de la cultura europea: "Si una piedra se la lleva el mar, Europa se hace pequeña", decía el poeta metafísico británico, según recordó ayer Esteve. "Europa no es una isla", reflexionó el candidato, "y si su construcción se hiciera en sentido contrario, fracasaría, se anularía por sí misma". El eurocandidato precisó luego que su idea de Europa engloba cinco retos, entre los que destacó el reconocimiento de las lenguas y culturas que la integran y el diálogo intercultural como signo de apertura y respeto a las distintas identidades culturales. Joaquim Molins, más pragmático que el candidato al Parlamento Europeo, enumeró algunas de las propuestas programáticas culturales para la ciudad de Barcelona. Destacó, entre ellas, la necesidad de potenciar el festival Grec con una oferta "más internacional" de espectáculos, alargando su programación hasta las fiestas de la Mercè. Tras afirmar que la cultura en Barcelona "tiene mucho que ganar con un gobierno de CiU", el alcaldable también destacó de su programa la propuesta de consolidar ArtExpo para convertirlo en un gran salón dirigido al coleccionista privado, con el fin de competir con Madrid en el campo de las artes plásticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 1999