Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crivillé da una lección en la última curva

Àlex Crivillé es ya el patrón de 500cc, la única referencia válida en la prueba reina del Mundial de motociclismo. La caída de Mike Doohan en Jerez -el australiano iba ya detrás del español en la clasificación- le ha dejado al mando de la competición, y ahora le corresponde ejercer el poder. Ayer hizo una demostración en el Gran Premio de Italia, con una extraordinaria vuelta final en la que adelantó a Max Biaggi, el héroe local, en la última curva. Una maniobra de seguridad y poder, que le permitió rebasar a su rival por el interior, pegándose al asfalto y trazando el giro con un compás.Crivillé se distancia así de sus rivales en la clasificación. Dentro de 15 días se presentará en el circuito barcelonés de Montmeló, en su casa, con 40 puntos de ventaja sobre el segundo, Kenny Roberts, que ayer sólo consiguió ser quinto. El Campeonato del Mundo consta de 16 pruebas, y sólo se han disputado 5 grandes premios; pero Crivillé ha ganado ya tres.

El tercer y el cuarto clasificados en la tabla general son otros dos españoles, Carlos Checa y Sete Gibernau (ambos a 48 puntos de Crivillé; y con 8 de ventaja sobre el japonés Okada). Biaggi, el segundo en el podio ayer, se sitúa sexto en el Mundial, a 57 puntos de Crivillé.

El ganador de un gran premio suma 25 puntos, así que Kenny Roberts necesitaría dos victorias y que Àlex no puntuase apenas en las dos siguientes carreras para lograr rebasarle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 1999