Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TÁRSILO PILESCANDIDATO DE UV

"El III Milenio sólo ha servido para colocar a unos cuantos"

Társilo Piles ha sido en los últimos tiempos uno de los más feroces críticos de la alcaldesa Rita Barberá, con la que en otro tiempo gobernó pero a la que ahora cuestiona en casi todo. Como en relación con el III Milenio, que, según el candidato de UV, "sólo ha servido para colocar a unos cuantos". Pregunta. ¿Por qué se presenta como candidato a alcalde? Respuesta. Porque así lo ha decidido el partido. Siempre he estado a lo que me ha dicho, nunca he pedido un puesto en la lista. Se decidió que yo debía encabezar la lista municipal, sabiendo que es complicado y que después de 12 años de concejal a todo el mundo le apetece cambiar de aires. Con todo, acepté. El que está en la vida orgánica del partido tiene que estar dispuesto a hacer cosas, incluso si no le apetecen, que no es mi caso. P. ¿Apoyará a Barberá si el PP no tiene mayoría absoluta? R. Nadie en UV ha nombrado el día después del 13 de junio. En otras campañas siempre se hablaba de hipótesis, pero en este momento no hay nada. Lo importante es el resultado. El día después, ya veremos. UV se presenta con voluntad de gobierno. P. En todo caso, el hipotético apoyo sería complicado, a tenor de lo que se ha escuchado en el hemiciclo en los últimos tiempos, en que usted ha vertido duras críticas a Rita Barberá y a los concejales que dejaron UV. R. Yo estoy en desacuerdo con muchas cosas que hace el gobierno popular en el Ayuntamiento. El PP, en imagen, está en este momento en la cresta de una ola que le lleva. Pero la política de Barberá ha sido nefasta. Le pides que diga tres cosas importantes que ha hecho y te saca sólo el Palacio de Congresos; no tiene más. No ha hecho ninguno de los proyectos históricos pendientes: el Parque Central, el de cabecera, ni el Balcón al Mar, ni las rondas. Y ya no digo ejecutarlos, sino un convenio a fecha fija; se ha limitado a firmar panfletos, promesas sin fecha. P. ¿Qué piensa cuando ve que cosas que Rita Barberá vende de su gestión son proyectos de UV, como los planes de alumbrado y aceras? R. El plan de asfaltado, el plan de aceras, el de alumbrado, el Plan Estratégico. Y el cheque escolar, que es uno de los éxitos del PP, y no sólo aquí, porque lo llevaron a un congreso nacional como innovación para toda España. Aquí, cuando lo estábamos aplicando, Barberá te llamaba al despacho y te decía que si salía mal, te jugabas el cuello, porque ella eso no lo compartía. Ese es el doble lenguaje de Barberá. Pero te queda la satisfacción de que gracias a iniciativas de UV la ciudad hace algo. P. ¿Para qué ha servido el III Milenio? R. ¿El III Milenio? Ha servido para que Rita colocara a unos cuantos. Me da mucha risa, es que tiene mucho morro. Monta una parafernalia que parece la cabalgata de los Reyes Magos. Para gastarse 1.200 millones de pesetas y nadie sepa dónde está el dinero, porque no nos dejan saber en qué han gastado la pasta. P. ¿Qué queda del espíritu original de UV? R. De la UV del 82 queda el espíritu fundacional, aunque al final queda todo, lo que pasa es que un partido político, al igual que un ser humano, evoluciona con la vida. UV ha evolucionado, y es cierto que el partido nació con un proyecto más de sentimiento que ideológico, más de corazón que de cerebro. La gente que se ha ido incorporando, y la que estaba, ha hecho que se haya ido transformando para ser un partido más de cerebro que de corazón, manteniendo las esencias del corazón, que es la identidad valenciana, a lo que no renunciará. Pero sí es cierto que antes ése parecía el único vocabulario que tenía UV, que ahora habla más de sanidad, de educación, de economía, de empleo, de seguridad ciudadana... P. Y qué me dice de las dos escisiones de UV que se atribuyen esas esencias? R. Son instrumentos mercantilistas para beneficio propio y de los que los amparan. Ahí cada uno tiene un objetivo. Unos, enchufarse y vivir del cuento como hicieron en UV y otros, deteriorar la imagen de UV. Es que han aparecido mercenarietes de la política, como Ferrer, Novo, la Lizondeta... Ninguno aporta nada, son vegetales de la política que ocupan un espacio pero no aportan nada. Pero no voy a decir nada más; no pierdo ni tres minutos con vividores y mangantes de la política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999