Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los laboristas israelíes derrotan a Netanyahu por un amplio margen

Ehud Barak ha prometido resucitar el proceso de paz con los palestinos

El candidato de la izquierda, Ehud Barak, se convertirá en el nuevo primer ministro de Israel después de su clara victoria en las elecciones de ayer. Escrutado el 15% de los votos, la ventaja de Barak sobre el jefe del Gobierno actual y candidato conservador, Benjamín Netanyahu, era de 20 puntos (60%-40%). El primer ministro reconocía la victoria de Barak media hora después del cierre de los colegios electorales. Surgen ahora nuevas perspectivas sobre el bloqueado proceso de paz.

"De aquí a un año pondremos fin al conflicto con el Líbano", dijo anoche el triunfador de las elecciones israelíes en su primera intervención pública. Barak, de 57 años, a quien se considera el más fiel heredero del asesinado Isaac Rabín, había prometido durante la campaña cumplir con los acuerdos firmados con los palestinos, retirarse del sur de Líbano y reencauzar el proceso de paz. Las elecciones de ayer servirán también para constituir un nuevo Parlamento, donde se ha producido un significativo retroceso del Likud y un ascenso del partido ultrarreligioso Shass, que se convertiría en la tercera fuerza. Los laboristas de Barak, a pesar de la victoria electoral, necesitarán buscar apoyos en las fuerzas laicas, de izquierda y de centro. Este bloque sumaría unos 72 diputados frente a los 48 del formado por conservadores, religiosos y nacionalistas. Netanyahu renunció anoche mismo a la presidencia del Likud. El éxito de Barak se vio favorecido por la retirada durante el fin de semana de los candidatos centristas, así como por la resistencia de una mayoría del electorado a las propuestas extremistas de Netanyahu, contrario a profundizar en el proceso de paz con los árabes. El triunfo de Barak representa, sin duda, una gran noticia para los palestinos, que confían en que el nuevo primer ministro sea más receptivo a sus demandas, y para EE UU, que había perdido protagonismo en la región como consecuencia de sus permanentes discrepancias con la política de Netanyahu. Bill Clinton envió anoche una "calurosa felicitación" a Barak, el militar más condecorado de la historia de Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de mayo de 1999