Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Moscú ordenó quitar las nubes

Moscú quería organizar la final de la Copa de la UEFA sin ningún fallo. Incluso el tiempo meteorológico debía quedar bajo control. Pero unas nubes amenazantes sobrevolaban el estadio Luzhniki horas antes de que comenzara el partido entre el Marsella y el Parma.Así que el alcalde de la capital rusa, Yuri Luzhkov, ordenó al Servicio Meteorológico despejar las nubes para mejorar el tiempo, de modo que la final del torneo europeo llegara con toda brillantez a todas las pantallas de Europa.

El anuncio sobre su original decisión lo hizo el propio Luzhkov durante un almuerzo ofrecido por el Ayuntamiento moscovita a altos funcionarios de la UEFA que se encontraban en Rusia para presenciar el trascendental partido que se iba a disputar en el estadio olímpico Luzhniki.

Según Luzhkov, a las 16.00 horas de Moscú (las dos de la tarde en la Península y en Baleares) aviones y helicópteros arrojarán reactivos especiales sobre las nubes para de esta manera mejorar el tiempo durante el partido.

El funcionario también dijo que las autoridades habían tomado "severas medidas" de seguridad para garantizar que el encuentro se desarrollase sin incidentes.

[Las medidas para alterar el tiempo meteorológico no son habituales en Rusia, puesto que se han puesto en práctica en otras ocasiones. El procedimiento consiste en forzar la lluvia antes de un acontecimiento, de modo que las nubes se descarguen y no llueva durante el acto que se desee preservar. Y en efecto, no llovió en la final de ayer].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 1999