Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PARTIDO DEL CENTENARIO

Romario: "Cruyff es el mejor"

Ronaldo sigue culpando a Núñez de su marcha del club, pero está dispuesto a saludarle

Barcelona< / ciudad>

Romario no estuvo en el homenaje a Johan Cruyff que se celebró en el Camp Nou el pasado 10 de marzo. Un partido oficial que disputó en esa fecha con su equipo, el Flamengo, impidió al brasileño reunirse con sus ex compañeros del dream team. Romario no pudo saludar a Cruyff aquel día. Lo hará hoy en el partido del centenario del Barça. "Tengo ganas de saludar a Cruyff porque con él pasé mis mejores momentos como futbolista", señaló ayer. "Fue un maestro para mi. Ha sido el mejor entrenador que he tenido".

Romano recordó con añoranza el año maravilloso que jugó en el Barça, en la temporada 1993-1994. El ariete brasileño fue el punto final del dream team pero dejó para la eternidad un documento visual con los 30 goles que marcó y que le convirtieron en el pichichi de la Liga. Romario no ha olvidado aquel equipo. "El dream team fue de lo mejor en mi vida en el fútbol. Me siento orgulloso de haber pertenecido a aquel equipo, de haber jugado al lado de futbolistas con un enorme talento. Con ellos, el fútbol era fácil".

Firmada la reconciliación con sus ex compañeros azulgrana, Romario revisó el presente y el futuro. A sus 33 años, el brasileño vive su segunda juventud, y sus objetivos como profesional se centran en disputar la Copa América y los Juegos Olímpicos del 2000, en Sidney. "He vuelto a la selección y mi reaparición será contra el Barça, el club más grande del mundo", manifestó. "Soy feliz también pon volver a jugar al lado de Ronaldo, un jugador excelente que hará historia en Brasil".

No terminaron aquí los elogios que destinó Romario hacia aquellas personas e instituciones con las que compartió alegrías y penurias. El brasileño no se olvidó de la afición azulgrana. "Voy a intentar en el Camp Nou todo lo que sé, para que el público disfrute".

Acabada la improvisada y caótica rueda de prensa con la estrella brasileña, que se celebró en el hotel de la selección, el turno correspondió al otro astro del equipo canarinho: Ronaldo. El jugador del Inter de Milan también tiene un saludo pendiente, peno se intuye que será, más que otra cosa, un gesto de cortesía: con el presidente del Barça, Josep Lluís Núñez, a quien Ronaldo hace responsable de su marcha del club. "No soy rencoroso", dijo el jugador. "Si Núñez me da la mano, se la daré. Pero insisto en que me fui por su culpa al romper un acuerdo al que habíamos llegado".

El futuro de Ronaldo, de 22 años, seguirá en Milán. El jugador descartó cualquier posibilidad de regresar en un futuro próximo al Barça. Ronaldo se mostró motivado pon jugar hoy en el Camp Nou, frente a su ex equipo. Y también se refirió a Romario: "Es una alegría reencontrarme con él. Juntos en el campo hacemos las cosas muy bien".

No podía faltar la tercena estrella brasileña, Rivaldo. El azulgrana coincidió con Romario y Ronaldo, y elogió al Barça, pero añadió: "Mañana (por hoy) le toca ganar a mi equipo. Soy un profesional y tengo que defender la camiseta que visto en cada momento. Y ahora es la de mi selección". El jugador zurdo puntualizó que, una vez terminado el partido del centenario, volverá a sentir como barcelonista. "El jueves ya seré del Barça y comenzaré a preparar el encuentro de Liga ante el Deportivo, mi segundo club español".

A Rivaldo no le preocupa el protagonismo que tienen Romario y Ronaldo. Todo lo contrario. Está orgulloso de jugar al lado de la dupla Ro-Ro. "No me preocupa que se idolatre a mis dos compañeros de selección, pero me gustaría llegar a ser lo que son Romario y Ronaldo para la afición azulgrana". Rivaldo terminó con una advertencia: "La pareja Ro-Ro atemorizará a todos los rivales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de abril de 1999