Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presos etarras se muestran escépticos ante el proceso de paz

Algunos de los presos de la banda terrorista ETA manifiestan en sus cartas preocupación, impaciencia y cierta desconfianza por la marcha del proceso de paz tras la tregua y, sobre todo, por la política penitenciaria seguida hasta ahora por el Gobierno central. Henri Parot, que tiene una condena de más de 2.000 años, señala, en referencia al Ejecutivo: "Lo único que han hecho es sacar [de la cárcel] a cinco enfermos". Otro de los encarcelados Antonio Troitiño Arranz, miembro del comando Madrid condenado a 2.500 años, también se muestra muy escéptico. "Yo ya no me creo nada; no llevarán a nadie para Euskadi hasta el año que viene, si no le damos antes en los dientes". El que fuera miembro del comando Vizcaya, José Luis Martín Carmona, Koldo, asegura: "No hacen más que dilatar la situación para ver si se rompe, así que cada día soy más escéptico con esta gente y sólo están dejando una salida, ya que la tregua no les interesa". "La paz no está en nuestras manos, siempre la hemos buscado, pero si los otros no la quieren no hay nada que hacer", agrega. Por otro lado, dirigentes de Herri Batasuna y del sindicato LAB mantuvieron una reunión en Semana Santa con dirigentes de Jarrai para tratar de convencer a la organización juvenil de la necesidad de que cesen los actos de violencia callejera en Euskadi. Según fuentes conocedoras de dicho encuentro, los responsables de LAB y HB se mostraron partidarios de que la kale borroka (lucha callejera) remita hasta desaparecer totalmente, aunque son conscientes de que entre los protagonistas de que dichos actos de violencia callejera hay un sector, formado por gente vinculada a los familiares de los presos etarras, muy difícil de controlar. La reunión con Jarrai habría durado unas cuatro horas, alcanzándose un principio de acuerdo tendente a parar la violencia callejera aunque sin tener que condenarla públicamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de abril de 1999