Polémica por el control policial de las manifestaciones

Las competencias sobre el control de las manifestaciones que interrumpen el tráfico en la ciudad de Barcelona mantiene duramente enfrentados al alcalde, Joan Clos, y a la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García-Valdecasas. Días después del serio atasco causado por una protesta estudiantil durante la mañana del pasado día 23, Joan Clos reclamó una acción más enérgica de las fuerzas de orden público en las protestas de este tipo. La delegada del Gobierno replicó a Clos pidiendo que la Guardia Urbana asuma más protagonismo en estos casos y se remitió a la ley de Policía de Cataluña y a la Carta Municipal de Barcelona. Sobre el protagonismo que pidió García-Valdecasas a la Guardia Urbana, Joan Clos dijo ayer: "Siempre se nos pide a los ayuntamientos que hagamos más de los que es responsabilidad nuestra". "No podemos hacer más de lo que la ley nos asigna y lo que marcan los adecuados mecanismos de colaboración", añadió el alcalde. Clos anunció que en la próxima junta de seguridad local se abordará la revisión o ratificación del protocolo de colaboración entre cuerpos policiales. Se trata, según Clos, de alcanzar un acuerdo que "nos permita trabajar conjuntamente para garantizar todos los derechos, el de manifestación y el de movilidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 08 de abril de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50