Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

UN ASPIRADOR PROVIDENCIAL

Un japonés de 80 años residente en Osaka se salvó de morir gracias a los recursos y la imaginación del médico de emergencias que atendió la llamada de socorro. El anciano cenaba con su familia el sábado pasado cuando se le atragantó la comida impidiéndole respirar hasta caer inconsciente. El médico que atendió a la llamada de urgencias recomendó a la familia varios medios para reanimarle, pero todos fallaron. Finalmente, el doctor indicó a la nieta, de 25 años, como insertar el aspirador de la limpieza en la boca del enfermo. Al poco de conectarlo, la comida quedó desalojada. "Era el último recurso al que podíamos acudir", declaró un portavoz del servicio de urgencias. El hombre recuperó el conocimiento antes de que llegara la ambulancia y se espera que su recuperación sea absoluta.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de abril de 1999