Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cancelaciones masivas dejan en tierra a más de 15.000 pasajeros en plena Semana Santa

La segunda operación salida de Semana Santa se inició ayer con los aeropuertos españoles congestionados y numerosos pasajeros afectados por cancelaciones y retrasos. Si la situación en el aeropuerto de Barajas se ha calificado de "caos" desde el 28 de marzo, nadie se atrevía ayer a aventurar un adjetivo para los próximos cuatro días. Iberia canceló ayer 94 vuelos en toda la red nacional, que se suman a los 46 anulados por la huelga. 15.000 pasajeros se vieron afectados por las cancelaciones de última hora, mientras 47.000 clientes han anulado las reservas que tenían con Iberia.

Las 94 cancelaciones adicionales de que dejaron en tierra a 15.000 pasajeros de Iberia, estuvieron motivadas principalmente por rotaciones, y porque las cancelaciones acumuladas han dejado aviones y tripulaciones fuera del aeropuerto desde el que debían operar. En todo el territorio nacional, la huelga de pilotos de Iberia dejó en tierra ayer 81 vuelos. Para hoy, quinta jornada de huelga se han cancelado 49 vuelos, y mañana 44. Durante los días que dura la huelga son 400 los vuelos cancelados y más de 50.000 los pasajeros afectados, mientras que 47.000 clientes han cancelado las reservas que tenían con la compañía.El aeropuerto de Madrid-Barajas sufría a las 20.00 de ayer 21 cancelaciones de salida y 18 de llegada, entre vuelos de Iberia y otras compañías. A esa hora, el aeropuerto había operado 565 vuelos de un total de 864 para todo el día. El retraso medio era de 55 minutos. El número de vuelos afectados seguía siendo alto, más de un 60% de los vuelos nacionales sufrieron un retraso superior a los quince minutos. Pero hubo casos peores.

Los 250 pasajeros de un vuelo de Spanair a Menorca sufrieron un retraso superior a 8 horas. La compañía, según los afectados, informaba a los pasajeros mientras facturaban que el vuelo sufría una demora de 4 horas. Sin embargo, ese retraso fue en aumento hasta las 6 de la tarde (ya eran cinco horas y media). "La única solución que nos dan es esperar a dos aviones que tienen que venir de Bruselas. Además dicen que saldremos a las 9.30 o 22.30 de la noche", explicó Virgilio Sáinz, uno de los pasajeros afectados. Al final les indicaron que partirían a las 01:30 de hoy. Pero surgió otro contratiempo: el aeropuerto de Mahón, su destino, había cerrado a las once de la noche.

Los retrasos también motivaron que algunos pasajeros no pudieran coger sus vuelos tras hacer escala en Barajas. Así, una pareja que llegó con 5 horas de demora de las Islas Canarias no pudo tomar su avión a Túnez y se quedó sin vacaciones de Semana Santa.

A las ya conocidas causas de la huelga de pilotos, el cambio de las rutas europeas, el tráfico aéreo militar por el ataque a Yugoslavia, se suma la falta de controladores aéreos. Hasta el próximo lunes la capacidad operativa del control aéreo se ha reducido un 45% debido a las vacaciones de los ya escasos controladores.

Imputaciones mutuas

El sindicato de controladores aéreos (USCA) reconoció ayer, un día después de que lo hiciera el director general de AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea), Francisco Cal, "que hay escasez de controladores aéreos" en España, pero que existe un compromiso entre AENA y este colectivo para atender las necesidades del tráfico aeroportuario.No obstante, el portavoz de USCA advirtió sobre las "malas artes" en las que suelen incurrir las compañías aéreas, acumulando varios permisos de aterrizaje y despegue para una misma operación, lo que "quita espacio a otros aviones, originando acumulaciones y retrasos". Por su parte, el presidente de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA), Felipe Navío, acusó a los controladores de "ser ellos mismos los que se encargan de limitar la incorporación de personal", ya que "cuanto menos sean más cobran".

Este conflicto con los controladores, se suma a la huelga de pilotos que hoy cumple su quinta jornada sin que la compañía Iberia y el SEPLA (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas) hayan logrado el cierre de las negociaciones del convenio colectivo. El jefe sindical de SEPLA Iberia, Juan José Arroyo, acusó ayer a la compañía de ser "la única responsable" de la cancelación de vuelos al no haber aceptado el cumplimiento del 100% de los servicios mínimos.

Por su parte, el director de Comunicación de Iberia, Luis Díaz Güell, afirmó que "el SEPLA siempre tuvo claro que no iba a desconvocar la huelga" y acusó a los pilotos "de tomar como rehenes a los pasajeros". Güell recordó que desde 1994 Iberia ha salido a huelga y media por año, siempre convocada en momentos de máxima afluencia en los aeropuertos. Las negociaciones para el cierre del convenio colectivo continuaron ayer con el ambiente enrarecido por el cruce de acusaciones.

Desde el Gobierno, la secretaria de Estado, Elena Pisonero, lamentó ayer la repercusión que la huelga de pilotos está teniendo sobre "la imagen" del turismo español.

Mientras tanto, el director general de aeropuertos, Juan Lema, podría encontrarse en Marruecos hasta el próximo lunes a pesar de que el director general de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) dio instrucciones claras a los directivos de ese organismo para que no se ausentasen durante Semana Santa ante la situación de caos que vive Barajas, según manifestó ayer un portavoz de ese organismo, informa Sin embargo, la oficina de prensa de Barajas desmintió ayer que el director general de AENA, Francisco Cal, y los dos directores de área que dependen en de él, Alejandro Aldanondo, director de Navegación Aérea, y Juan Lema, director de Aeropuertos, se hayan ausentado de España por vacaciones, tal y como había denunciado el portavoz del PSOE en la Comisión de Infraestructuras del Congreso de Diputados, José Segura. Segura pidió la creación de un gabinete de crisis solucionar un problema que "afecta a intereses económicos de España, los de las empresas transportistas y los de los ciudadanos". En rueda de prensa posterior, Francisco Cal desmintió que los directivos de AENA estuvieran de vacaciones y aseguró que sí se ha creado un "gabinete de crisis" para solucionar los problemas que sufren los aeropuertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de abril de 1999

Más información

  • 47.000 clientes de Iberia han cancelado sus reservas ante el anuncio de paros de los pilotos